lunes 23 de marzo de 2020 - 12:00 AM

Un mes después

Un total de 651 personas murieron en las últimas 24 horas debido al nuevo Coronavirus en Italia.
Escuchar este artículo

Parece que hayan pasado años pero en realidad ha pasado solo un mes. El sábado 21 de febrero, después de oír la rueda de prensa del Presidente del Consejo de Ministros, quedé muy preocupada después de conocer las primeras medidas para evitar la propagación del Coronavirus. Suspender clases y poner en cuarentena dos ciudades me dejó perpleja no imaginándome que dos semanas después la medida se extendería en toda Italia. Y lo que es peor aún, pasadas otras dos semanas, todo indica que la cuarentena será prorrogada con restricciones aún más fuertes pues la gente sigue comportándose irresponsablemente. Tan así es que algunos alcaldes están pidiendo militarizar las ciudades.

Cada día a las 6:00 de la tarde, la Protección Civil da a conocer lo que algunos llaman ‘boletín de guerra’. Esperando siempre en que el sacrificio de quedarnos en casa esté dando resultados, se me arruga el corazón cuando oigo que las noticias de Angelo Borrelli, presidente de la Protección Civil, no son nada alentadoras.

Y un mes después de haber declarado zona roja 14 provincias del norte de Italia, fue declarada otra: en la pequeña ciudad de Fondi, en la provincia de Latina, a 120 kilómetros de Roma, ha sido detectado un nuevo brote. Se originó en un centro social para ancianos en el que fue celebrado una fiesta de carnaval. Allí, cerca de 60 personas entraron en contacto con un padre de familia que había recibido la visita de sus hijos que estudian en Milán. Y aunque si de frente a los primeros síntomas pensaron que eran los achaques de la edad, el resultado de los tampones bucales sentenció el inicio de otra zona de contagio. En este momento hay 60 personas contagiadas en una población de 40 mil habitantes. 200 personas están bajo vigilancia médica y 760 en aislamiento.

Un mes después de iniciada la emergencia, la carrera contra el tiempo para dotar los hospitales de ventiladores pulmonares es infinita y se estudian miles de posibilidades para hacerle frente. La región Veneto por ejemplo, pidió a los veterinarios comunicar urgentemente el número de respiradores utilizados en las clínicas de animales. De este modo, si las estructuras médicas llegaran a colapsar, se podrá recurrir a los instrumentos usados en la atención médica de las mascotas.

Lea también: Una bumanguesa, cerca de la “zona roja” del Coronavirus en Italia

Ximena Niño
Especial/ VANGUARDIA
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad