jueves 04 de marzo de 2021 - 10:12 AM

Venció a la muerte en cielos colombianos y en una carretera boliviana

El boliviano Erwin Tumiri fue uno de los sobreviviente del siniestro del avión del equipo brasileño Chapecoense en 2016, y se salva en otro accidente en una vía de su país esta semana.
Escuchar este artículo

El boliviano Erwin Tumiri se siente “muy bendecido por Dios” y cómo no, si en 2016 fue uno de los pocos sobrevivientes de la tragedia aérea del club brasileño Chapecoense en Colombia y acaba de evadir nuevamente a la muerte en un accidente en una carretera de Bolivia con unos 20 fallecidos.

Las circunstancias son diferentes a las de hace cinco años, pero la sensación física es la misma por las secuelas que le dejó el primer accidente en la columna, según comentó ayer desde la cama de la clínica privada en la que se recupera tras sobrevivir al despeño de un ómnibus en la víspera.

Con respecto al suceso reciente, Tumiri confesó sentir pena “porque han fallecido muchas personas y a la vez mucha rabia” porque no es la primera vez que la empresa de transporte en la que viajaba sufre un accidente de estas características.

Además: 71 muertos deja accidente del avión del Chapecoense

“En lo personal, yo me siento muy bendecido por Dios y a Dios no lo dejo para nada, está siempre en mis propósitos, en mis proyectos que tengo que hacer, ahí siempre está Él”, sostuvo.

El 28 de noviembre de 2016 es una fecha que le cambió por completo.

Un avión de la ahora desaparecida aerolínea boliviana LaMia en el que viajaban desde la región de Santa Cruz futbolistas y dirigentes del Chapecoense, además de periodistas y tripulantes, se estrelló cerca de la ciudad colombiana de Medellín tras quedarse sin combustible.

En el siniestro murieron 71 de los 77 pasajeros del avión, la mayoría futbolistas, y hubo seis sobrevivientes, entre ellos Tumiri.

Aquella experiencia le permitió valorar más a su madre y a sus amigos que le dieron apoyo incondicional en un momento difícil, comentó.

$!Venció a la muerte en cielos colombianos y en una carretera boliviana

“Desde que pasó lo del vuelo vi que hay buenos amigos que siempre están ahí y yo los valoro a todos”, sostuvo.

Tras el accidente se volcó más a su religión, a la par de intentar trabajar en distintos lugares, pero la cuarentena por la pandemia de la COVID-19 frenó algunos planes que tenía.

Su sueño de volver a trabajar en el área aeronáutica se concretó en febrero pasado, cuando fue aceptado en la estatal Dirección General de Aeronáutica Civil (Dgac).

El accidente sufrido recién está conectado de alguna forma con su nuevo empleo, pues fue asignado a la localidad de Chimoré, en la zona central del Trópico de Cochabamba, y el viaje que realizaba era justamente para completar su traslado.

Tenga en cuenta: El “niño ángel” desde Estados Unidos recuerda la tragedia del Chapecoense

El viaje estaba previsto para la noche, aunque confesó que “no quería” hacerlo con la empresa de transporte involucrada en el suceso porque el ómnibus se veía “viejito”.

Finalmente se decidió y cargó sus cosas en el vehículo con ayuda del chofer, se acomodó en su asiento, se puso audífonos para escuchar música y comenzó a dormitar en el trayecto.

Avanzado el viaje, “empezó a gritar la gente, decían ‘pare, frene’. Mucha gente estaba empezando a llorar, las señoras más que todo”, relató.

“Boté mi celular, me agarré duro del asiento de adelante y me apoyé atrás” imaginando lo que vendría a continuación por la velocidad con que avanzaba el vehículo, explicó.

$!Venció a la muerte en cielos colombianos y en una carretera boliviana

“Me agarré duro. Un rato hemos estado corriendo y de ahí se volcó. Al final salí gateando, fui uno de los primeros en salir. Me llevaron en una camioneta, creo que de la Policía”, contó Tumiri, que llegó primero a la localidad de Colomi y desde allí le trasladaron en ambulancia hasta Sacaba.

Para el joven, es probable que se hubieran roto los frenos del ómnibus porque iba a una velocidad “extremadamente fuerte” sin que el chofer pudiera hacer algo para disminuirla.

Tumiri confía en que sus heridas físicas sanarán pronto y aunque tiene miedo de subirse a un autobús, sostuvo que “algo” hará para completar su traslado a Chimoré.

Lea también: Conozca qué pasó con Chapecoense, un año después de la tragedia

Además de trabajar en lo que le apasiona, el joven sobreviviente quiere ayudar a personas necesitadas, como los humildes indígenas que vio en las frías calles de La Paz cuando buscaba empleo.

“Me propuse que con mi primer sueldo iba a invitarles (algo), es mi sentir”, afirmó.

También se dedica a hacer música folclórica fusionada en su iglesia, con el propósito de tener a Dios siempre presente.

“Tal vez Dios no te lo va a demostrar de manera repentina, pero Él sabe cuándo nos va a mostrar su lealtad”, concluyó.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad