Publicidad

Mundo
Jueves 22 de febrero de 2024 - 12:00 PM

Video El día que Alekxei Navalni humilló a Vladimir Putin divulgando pruebas de su envenenamiento

La trampa en la que cayó Konstantin Kudryavtsev, quien era parte del equipo de élite encargado de asesinarlo en Alemania en 2020, le dio detalles por teléfono del operativo de envenenamiento, sin imaginar que con quien hablaba era la víctima.

Compartir
Imprimir
Comentarios

Compartir

El líder opositor ruso, Alexei Navalny, quien falleció el viernes pasado mientras estaba en prisión, tuvo un rol destacado en 2020 que, para cualquier persona ajena, parecería sacado de un programa cómico de televisión, más que de la vida real.

En ese mismo año, después de sobrevivir a un intento de asesinato orquestado por el Kremlin, Navalny logró engañar a un agente de seguridad ruso, haciéndole admitir que el Servicio Federal de Seguridad (FSB) intentó asesinarlo durante el verano boreal en Berlín. Durante ese ataque, le habían colocado veneno en su ropa interior.

La semana pasada, a la edad de 47 años, Navalny falleció mientras estaba en prisión. Había estado detenido desde enero de 2021, tras su regreso a Moscú desde Alemania, donde estuvo recuperándose del envenenamiento que él y varios gobiernos occidentales atribuyeron al servicio de seguridad del presidente ruso, Vladimir Putin.

En un blog publicado en diciembre de 2020, el crítico del Kremlin mencionó una llamada telefónica que realizó a un hombre llamado Konstantin Kudryavtsev, quien, según él, era un experto en armas químicas de la agencia de inteligencia nacional, el FSB, sucesora de la KGB soviética.

“Llamé a mi asesino. Él confesó todo”, dijo Navalny en Twitter.

En su relato, Navalny explica cómo se hizo pasar por un asistente del jefe del Consejo de Seguridad ruso, Nikolai Patrushev, para obtener información sobre el intento de envenenamiento que sufrió. El líder opositor compartió una grabación de audio y una transcripción de la llamada, además de un video en el que él mismo dirige la conversación.

Afirma que el análisis de la voz demostraría que el interlocutor es, de hecho, Kudryavtsev. La voz del otro lado de la línea inicialmente se muestra titubeante y cautelosa, pero luego comienza a contar la historia, explicando por qué Navalny logró sobrevivir al ataque con veneno.

Más tarde, el FSB describió la llamada telefónica como una “provocación destinada a desacreditar” a la agencia.

Comentó que la conversación telefónica "sobre las presuntas acciones contra" Navalny no habría sido posible sin "el respaldo de los servicios de inteligencia extranjeros" y agregó que el video publicado por el crítico del Kremlin sobre la llamada era "falso".

Le puede interesar: Madre de Navalni acusa a autoridades de amenazarla y querer enterrar en secreto a su hijo

Navalny cayó gravemente enfermo en agosto de ese año durante un vuelo de Siberia a Moscú y fue ingresado en el hospital en la ciudad rusa de Omsk antes de ser trasladado a Berlín en un avión ambulancia.

Expertos de varios países occidentales concluyeron que el crítico del Kremlin fue envenenado con el agente nervioso Novichok de la era soviética, una afirmación que Moscú ha negado reiteradamente.

Un informe conjunto de medios, liderado por el sitio web de investigación Bellingcat, reveló la semana pasada lo que dijo eran los nombres y fotografías de expertos en armas químicas del FSB que habían estado siguiendo a Navalny durante años.

Costuras de su ropa interior envenenadas

En su blog, el líder de la oposición relató que llamó a los agentes de seguridad identificados en el informe. Comentó que casi todos le colgaron, excepto el hombre que, según él, era Kudryavtsev.

Durante la conversación, Kudryavtsev mencionó que su unidad no esperaba que el piloto hiciera un aterrizaje de emergencia en Omsk, y que si el vuelo hubiera continuado, Navalny no habría sobrevivido.

En los comentarios grabados, el agente explicó que un atacante había colocado el veneno a lo largo de las costuras internas de un par de ropa interior de Navalny. Además, detalló cómo él y otro agente del FSB volaron a Omsk después del envenenamiento y eliminaron cualquier rastro del veneno. Sin embargo, Kudryavtsev nunca explicó su papel exacto en la operación.

Vladimir Putin rechazó los informes de que el FSB había envenenado a Navalny, aunque sugirió que el crítico del Kremlin contaba con el apoyo de la inteligencia estadounidense y que, si ese es el caso, Rusia debería seguirlo.

“Pero esto no significa en absoluto que sea necesario envenenarlo. ¿Quién lo necesita?” dijo el líder ruso. Si los servicios especiales rusos hubieran querido envenenar a Navalny, “lo habrían llevado hasta el final”, añadió.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.

Publicado por K.G.

Publicidad

Publicidad

Tendencias

Publicidad

Publicidad

Noticias del día

Publicidad