viernes 19 de marzo de 2021 - 12:00 AM

Escuchar este artículo

Metro Armando Puyana

Quiero ampliar la idea del metro, ¿por qué digo que por la carrera 21? Porque es la columna vertebral de la ciudad, equidistante al occidente con el Centro y al Oriente, con las universidades y colegios, el estadio, el ejército y Cabecera y claro elevado al estilo Bogotá, hoy el área cuenta con 1’500.000 habitantes, dentro de 10 años habrá 2 millones, contando con los barrios que se desarrollarían en las mesas de Ruitoque y los Santos. Calculemos (son cifras aproximadas) que 1 millón lo usen en dos viajes es decir 2 millones de pasajes diarios, en 365 días serían 730 millones en el año, por $4.000 para ese entonces serían 3 billones anuales, en 20 años serían 60 billones de pesos, distribuidos así; 39 billones para gastos de funcionamiento y 21 billones para cancelar los 30 kilómetros a 700 mil millones el kilómetro (hoy cuesta a $500.000) que tendría la primera línea con los cuatro metrocables. Señor Gobernador, Alcaldes Metropolitanos, Senadores demuéstrennos para qué fueron nombrados; sigan el ejemplo de Lengerke con su camino desde Santander hasta Bogotá hace 120 años, el de Alejandro Galvis con Vanguardia hace 100 años, el de Armando Puyana con el desarrollo urbanístico hace 60 años, el de Hugo Serrano con la idea de Hidrosogamoso hace 40 años, el de Hugo Aguilar con Panachi, ¡dejen su nombre plasmado en la historia! ¡pensemos en grande! No le tengamos miedo a las megaobras, si ellos lo consiguieron sin recursos, ni tecnología, maquinaria ni profesionales, ¿ahora que lo tenemos todo, por qué no? “La mediocridad es la demostración del fracasado”.

Hernán Alvarez Rueda

Así no es

No es creando puestos de mando unificado, ni consejos extraordinarios de seguridad ni ofreciendo recompensas como se defiende la vida de los líderes sociales. Es tomando decisiones como la seguridad personal de cada líder, con escoltas calificados y suficientes y con vehículos adecuados para sus desplazamientos. Embelesado como está el gobierno en combatir el covid, se muestra indolente frente a una realidad que rechazamos los colombianos.

No es acusando al narcotráfico como se soluciona el flagelo de las masacres. Es tomando el control del territorio nacional para enfrentar a toda organización criminal como se puede devolver la tranquilidad a la gente. Porque es un hecho que ni el ejército ni la policía pueden presentarse en cualquier lugar del país. Vastos territorios -léase “repúblicas independientes”- son dominados a su antojo por guerrillas, paramilitares, narcotraficantes y estructuras criminales de toda pelambre.

No es con discursos ni anuncios como se protege la vida de los líderes sociales amenazados. Si existen recursos para ofrecer millonarias recompensas, por qué no se destinan a crear anillos de seguridad para estos servidores de las comunidades. Voluntad política, personal calificado, vehículos blindados y el apoyo ciudadano al accionar de las autoridades sí garantiza que terminen los asesinatos de los líderes sociales. Ni uno más.

Dámaso Londoño

Corrupción problema, educar la solución

Interesante columna de opinión, plantea el problema y nos da la solución.

El problema de la corrupción se da en todos los estratos y todas las profesiones, solo educando, como usted sabiamente lo dice, podremos salir de esa nociva y maléfica costumbre, arraigada en las sociedades y que algunos la elogian hasta llamarla nuestra malicia “indígena”, la corrupción de cualquier tipo debe ser sancionada, combatida desde la casa-familia-instituciones educativas, etc.

Lo que no es de nosotros es de alguien, no lo coja, no sea ventajoso, pida y entregue siempre lo justo y/o acordado. Y demás razones para tratar de calar en las mentes de las gentes el siempre comportamiento dentro de la legalidad, “de todo y en todos”.

Augusto José García Rey

El invierno

El invierno está de nuevo en Colombia y por los lados de Santanderes se ha recrudecido, desbordándose los ríos y las quebradas. Los socorros y ayudas no dan abasto. Árboles han caído ya a motociclistas y a mujeres por estos lados de Santander. La veeduría debería tener unos métodos para los controles del invierno. Desalojar la gente de orillas de quebradas, de ríos, crear canaletas para que estos afluentes se desvíen.

Saulo Mendez

HÁGASE oÍr
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad