viernes 14 de febrero de 2020 - 12:00 AM

Escuchar este artículo

Hisgaura

Puente construido a la salida del municipio de San Andrés, Santander. Lo más importante ha sido la vía comprendida entre el Alto de los Curos y Málaga, aproximadamente 160 kilómetros de evidente camino de herraduras, llamado carretera.

Ya es justo que los políticos, personalidades de esa región y demás gentes honestas y trabajadoras se reúnan para reclamarle al Gobierno Nacional una vía justa y razonable, pues es lamentable que en estos tiempos modernos esa vía (Curos-Málaga) sea un desastre.

Ojalá que los mandatarios se comprometan en la recolección de firmas de sus habitantes para que este camino de herraduras sea una obra justa para todos.

Señores alcaldes no se hagan los sordos, si tenemos en cuenta que esta obra y el costo tan elevado fue construido en tiempo récord, existirían algunos intereses y prebendas para que este vía sea una realidad, donde por fin los rovirenses podamos decir: Ahí esta esa obra que tanto la necesitamos.

Al Comandante del Ejército

No entiendo cómo critican la actitud que tuvo el Comandante del Ejército, un ser que ha vivido muchas luchas y que tuvo el gesto de humildad con un personaje del terror como alias ‘Popeye’, que para nadie fue un secreto su maldad, pero no olvidemos que él actuaba bajo las órdenes de Pablo Escobar.

El Comandante del Ejército quiso dar las condolencias a la familia de alias ‘Popeye’, quienes son los que sienten su partida. Acaso quienes somos nosotros para juzgar sus pecados, porque quien lo juzga es Dios, o qué sabemos nosotros si el personaje se arrepintió de todo a la hora de su muerte, de todas sus maldades y muertes.

El propio hijo de Luis Carlos Galán, quien vivió el dolor del asesinato de su padre por parte de este delincuente, no se alegró que ‘Popeye muriera. El Comandante del Ejército que dio las condolencias es un hombre educado y posee un gran corazón, noble, donde no hay espacio para el odio. La grandeza de un hombre se mide por la nobleza de sus sentimientos.

Sol y sangre

Para algunos colombianos enero se viste de luces y fiestas, para otros de luto; cuando se inicia en este mes la temporada taurina en Colombia. Así será a través del año en las principales ferias del país, cuando se encuentran en la plaza toros y toreros, a cumplir su cita con la muerte.

La corrida se inicia generalmente a las 4:30 p.m. Cuando los caballos con sus armoniosos movimientos abren la tarde, detrás los toreros relucientes de colores saludan e inmediatamente se acomodan detrás de los burladeros. Suena el clarín, y al instante aparece el toro con su majestuoso esplendor, recorriendo a grandes trancos el ruedo y estrellando de cuando en cuando los cuernos contra los maderos. El torero atiende el llamado y vienen los primeros lances, siempre hermosos. Toro y hombre se confunden siendo sus movimientos verdaderas obras de arte.

La multitud ruge entre grito y grito, las botas se desocupan, estando seguros que estos tragos no son de alegría por lo presenciado, sino más bien son para soportar la tragedia que se avecina.

Aparece el picador y se tiñe de rojo la tarde. El toro dobla su cerviz por la artera puñalada e inmediatamente seis banderillas se entierran sobre su lomo. Cansado, herido, maltrecho y desangrado, espera silencioso a que el torero se arme de muleta y espada. Suena la música y se inicia la danza de la muerte, unos pases más y el estoque atraviesa su cuerpo. Si tiene suerte morirá inmediatamente exhalando su vida en varias bocanadas de sangre ante el delirio de la multitud. Si no tendrá una larga agonía que termina en el descabello y en débiles palmas del respetable.

Si la Faena fue buena para los entendidos piden con pañuelos blancos a la presidencia que le arranquen al animal una o dos orejas y hasta el rabo cuando lo consideran monumental.

HÁGASE OÍR
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad