viernes 17 de enero de 2020 - 12:00 AM

Escuchar este artículo

Agricultura urbana

En ausencia en las ciudades de solares, patios interiores y jardines propios, en una época de cambios drásticos en el clima y una población humana en constante aumento, es el turno de aplicar una técnica hermana de la complicada Hidroponía, la jardinería Bonsai para sustituir en escala reducida, las plantas floridas por pequeños y fructíferos árboles de las semillas que salen de las cocinas, que proporcionen comida periódica en el hogar, sin depender de las tandas agrícolas, a veces escasas o mal logradas. Aunque la transformación de un árbol en Bonsai ha sido considerada un arte, su técnica de poda de raíces, reducción de altura del tronco y adaptación a cajas de madera o recipientes plásticos pequeños, es la adecuada para estos tiempos de cambio urbano. Adicionalmente, la aplicación de semillas de lenteja y cebada de venta en los graneros, ricas en hormonas vegetales, aceleran el proceso de crecimiento y formación de frutos en los nuevos árboles Bonsai. La información sobre la técnica es de fácil búsqueda en la Internet. Evitemos la hambruna masiva y las enfermedades que traen los alimentos procesados y materia prima fumigada.

Varias cosas

El parque del Mesón de los Bucaros muy bonito pero con graves fallas; colocaron unas bancas de descanso y lectura pero dentro del césped y no dejaron senderos peatonales, lo que significa que tiene que pisar el prado para llegar, otro problema, ya se convirtió en inodoro público para los perros, sus dueños los sueltan para que hagan sus necesidades y el túnel de salida ya es dormitorio de indigentes y lugar de consumo de estupefacientes, sugiero poner puertas y un horario de visitas.

Señor alcalde, la plaza San Mateo es la solución para albergar 2.000 vendedores ambulantes deje la fachada y construya 5 pisos con parqueaderos en locales de 3X2 metros, así los convierte en comerciantes formales, genera empleo, protege a los comerciantes organizados, acaba ese antro de prostitución y consumo de estupefacientes y soluciona el espacio público del centro que hoy es un mercado público.

Los venezolanos volvieron a invadir la ciudad, ya es un problema no dar limosna, o no permitir la limpieza de los vidrios, ¿que están haciendo las autoridades?

El silencio de los inocentes

El Estado colombiano ya ha recibido de la ONU un llamado de atención sobre la sistemática violación del derecho a la vida. Aquí, como la ranchera, “la vida no vale nada”. Y mucho menos si se trata de aquellos a quienes el gobierno considera erróneamente como enemigos. Aterra, la pasividad de las autoridades frente a esta tragedia: o no llegan o llegan tarde. Y lo peor, estando enteradas con tiempo de las amenazas sobre los dirigentes. Pero es por lo mismo, nos acostumbramos a no valorar la existencia del ser humano. Si el Estado no es capaz de garantizar la vida de los líderes amenazados con escoltas y carros blindados- sale más barato que una vida- que pase por la pena de pedir ayuda a países amigos para que les den asilo temporal para que no corran más riesgos. Lo ideal sería que continuaran desarrollando su tarea aquí, pero, como van las cosas, la opción de exiliarse es la más sensata, en mi opinión.

Stalin solía decir: “Un muerto es una noticia, un millón de muertos es una estadística”.

Triste realidad I

Si el niño en vez de cartucheras donde llevan las balas asesinas pudiera empuñar nuestra bandera

llevando un morral a sus espaldas donde pueda cargar sus golosinas ascendiendo a diario por la falda que ha sido su herencia campesina con cuadernos y lápiz a su espalda.

Si en sus pies manejara un buen balón en cambio de esas botas pantaneras y a sus espaldas llevara un guitarrón a cambio de fusiles y morteros escalaría mejor nuestros senderos siendo orgullo del campo y su nación, de su familia llegando a ser pionero y a la misma brindarle protección.

Hugo Fernelly González González

HÁGASE oÍr
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad