lunes 16 de septiembre de 2019 - 12:00 AM

Escuchar este artículo

A nuestros deportistas

Contentos, satisfechos, felices, así nos encontramos los colombianos por las victorias obtenidas en los diferentes eventos internacionales donde nuestros deportistas han dejado el nombre de nuestra patria en alto. Egan Bernal, Nairo Quintana, Rigoberto Urán, Miguel Ángel López y demás pedalistas que se han destacado en las diferentes competencias ciclísticas a nivel internacional; en el campo futbolístico hacemos reconocimiento a nuestros jugadores que se han destacado con goles y triunfos en las ligas internacionales; los destacados tenistas Juan Sebastián Cabal y Robert Farah, ganadores en Wimbledon y el US Open; la tenista cucuteña María Camila Osorio, ganadora del US Open Junior; además, contamos con grandes atletas como nuestra querida Caterine Ibarguen, pesistas, patinadores, bicicrocistas como Mariana Pajón, campeona olímpica y mundial. En varias ocasiones destacados o sobresalientes en diferentes justas deportivas que honran la estirpe colombiana y se ganan el cariño y admiración de todos los colombianos, ¡buena esa campeones!

“En un mundo que evoluciona, el que no avanza retrocede”. Hemos avanzado por buen camino, esperamos que nuestros dirigentes, senadores, representantes sigan apoyando toda actividad deportiva para el bien de Colombia.

En carne propia

Recientemente comprobé el calvario que significa solicitar servicios en una EPS. Estas, al parecer, se creen hospitales de caridad y sus funcionarios parecen no entender que quienes cotizamos somos quienes sostenemos sus empleos con nuestros aportes. No hay respeto ni dignidad para el usuario. Recordé entonces cuánta razón tenía el taxista que me dijo que las EPS solo servían para las intervenciones quirúrgicas. Que asistir a ellas es gastar tiempo y dinero. Que muchos usuarios prefieren pagar de su bolsillo servicios médicos y odontológicos privados. Igual ocurre con los medicamentos. Seguramente, esto le ahorra a las EPS mucho dinero y tal vez sea la razón por la cual actúan con tanta negligencia.

En mi caso, una emergencia odontológica se volvió una odisea. En la extracción de un nervio, la solicitud de medicamentos, la radiografía, el análisis de la misma gasté cuatro días y los servicios de taxi. A ello se suma la higiene oral y la remisión a un exodoncista. Este último me atenderá dentro de un mes, si Dios quiere, mientras espero sufriendo y sufro esperando.

Taxímetro de un servicio de taxi

Buenos días, señores usuarios de taxis, por favor impidamos que algunos señores taxistas nos aumenten 600 pesos en cada carrera que nos prestan el servicio, ya que cuando empieza a funcionar, en el taxímetro aparece al lado del precio de arranque, aparece la letra F, que significa festivo, y nosotros sin darnos cuenta pagamos lo que dicta el taxímetro, pero ya nos han quitado los 600 pesos.

Tenemos que combatir este sistema y cuando veamos esta letra, F, no utilicemos este servicio, demandemos; algunos taxistas me han dicho que esta letra no se puede quitar, eso es falso, sí se puede quitar, ya que solo la activan en horas nocturnas después de la 8 p.m. y domingos y festivos, así que unidos acabaremos este cobro sin ser festivo. Unidos somos capaces de combatir las irregularidades.

Remedios que matan

Si se reflexiona un poco sobre el problema que ha generado la entrada al país de tantos emigrantes venezolanos y de las funestas consecuencias que esto ha generado, podemos llegar a la conclusión de que hemos cometido un grave error. Liberamos al gobierno venezolano de la gran carga social que estos emigrantes le representaban y nos estigmatizaron. Es posible que si se hubieran cerrado fronteras y los emigrantes no hubieran podido salir, el problema del gobierno venezolano se hubiera agravado y de alguna forma la situación ya habría cambiado, pero le echamos agua tibia al tumor y este nunca pudo reventar. Hay casos en que el remedio es más grave que la enfermedad.

HÁGASE OÍR
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad