viernes 08 de mayo de 2009 - 10:00 AM

HAGASE OIR

Ya no más veneno

Cuando ya celebraba la ausencia en las columnas de opinión del extremista Gabriel Angarita Buitrago, aquel que no sabe de otros temas más que despotricar de quienes no piensen igual que él y su venerado Mesías, aquel que con comentarios como '...siempre y cuando se trate de enemigos del presidente Álvaro Uribe Vélez, que es como decir enemigos de la democracia...', o de injuriar y vilipendiar a personajes como Piedad Córdoba y Gustavo Petro, entre otros, tan merecedores de respeto por tratarse de la oposición democrática, como el mismo respeto que se exige para el presidente.

Hoy lo encuentro en una de sus traqueadas columnas, en la cual no aporta nada nuevo aparte de su chabacán 'estilo', utilizando palabras y expresiones que nada dicen y en nada ayudan, más que a polarizar y exacerbar el clima de odio que ya infesta a toda Colombia. Considero cierto que la guerrilla ya no aporta solución alguna a la crisis nacional, y es uno de nuestros graves problemas, pero el emplear estos comentarios vacíos y cargados odio insensato, menos van a ayudar a la reconciliación nacional. La derrota militar de las Farc ya no es posible, ello es  comprobado luego de 6 años del gobierno Uribe, entonces, no nos digamos más mentiras y no malgastemos los escenarios de opinión como este señor, al que nada constructivo le he leído. Al menos el otro señor uribista, el señor José Manuel Acevedo, plantea argumentos válidos y respetables.

Pedro Ricardo Meza Zabala


Colombia ajena

Todo comenzó durante el gobierno de César Gaviria, y el proceso se profundizó al extremo durante el actual de Alvaro Uribe.
Con el argumento de la internacionalización de la economía, la globalización y el libre mercado, las empresas nacionales fueron expuestas a la competencia extranjera en condiciones de total desigualdad, pues en tecnología y subsidios oficiales no había cómo ganar.

El resultado inicial fue la desaparición de cientos de empresas y el acabose del campo colombiano, cuyas consecuencias estamos viviendo.
A renglón seguido, las empresas Estatales fueron puestas en subasta al mejor postor y los mejores negocios junto con sus jugosas utilidades pasaron a manos de extranjeros (telecomunicaciones, Banca, Educación, Salud, concesiones viales, puertos, aeropuertos, petróleo, carbón, oro, níquel, agua, electricidad etc.). Hoy vivimos en un país que no nos pertenece y en las juntas directivas de las empresas abundan los idiomas extraños (inglés, portugués, francés, mandarín etc.) o el español, pero con acento peninsular.

Las millonarias ganancias, por supuesto, son transferidas a las casas matrices de los países de origen. El resultado de esta subasta es que los ingresos que estas empresas transferían al Estado a través del Compes por concepto de utilidades ya no existen ni se quedan en Colombia, pero el gobierno tiene que buscarlos 'como sea', es decir, esquilmando hasta el fondo el ya menguado bolsillo de los contribuyentes con impuestos (IVA, IPU, 4xmil, Renta, Guerra etc.) o ilegales (como el sobrecosto de los combustibles).

Mientras otros países, incluido EU están replanteando la nefasta política del capitalismo salvaje, nuestros dirigentes insisten en ella. Ya no tenemos nada qué vender, excepto el Capitolio y Palacio de Nariño........ ¿habrá quien los compre?

Pedro José Pinilla Orejarena


Lo bueno de la gripa pandémica

Que se le dio vida de nuevo por un rato, mientras el ministro de Salud haga protagonismo y se muestre como adivino, a los protocolos de bioseguridad que renacieron con la famosa norma sanitaria elaborada hace 30 años, la ley 9 de 1979 y que tanto exigen a la comunidad la División de Acreditación, Vigilancia y Control de las Secretarías de Salud departamentales y municipales. Que se trajo a valor presente la importancia del lavado de manos, que no es solo por esta 'pandemia ministerial', sino que debe ser siempre, incluidos los cirujanos y demás personal; también se le dio valor a los Informes que periódicamente producen los comités de infecciones; parece que la palabra Investigación intenta volver a primer plano. Bueno que algunos gerentes comprendieron por fin que los comités interdisciplinarios y la salud pública valen la pena y algunas clínicas lo han gestionado, muchos profesionales, dueños de la verdad en salud, volvieron a leer las normas y otros ratificaron que eso no es problema suyo. Excelente que la palabra higiene personal volvió al jet set.

Gilberto Camargo Amorocho


Al Doctor Horacio Serpa

Doctor Serpa, no puede desconocer ningún santandereano sus grandes virtudes como persona, tan sencillo y abierto y que aunque haya ocupado grandes cargos gubernamentales no puede decir nadie que usted se haya robado un peso del erario, del tesoro público, razón más que suficiente para sentirnos orgullosos que la primera magistratura departamental esté hoy en sus manos.   De su honradez, gran capacidad de gobierno y transparencia, nuestro Santander puede esperar lo mejor de usted, su plan de desarrollo se puede matricular como el mejor del país. Estoy segura, doctor Horacio, que en la gobernación que usted dirige quedará como el mejor mandatario que este departamento haya tenido y que construirá nuevamente la plataforma de lanzamiento a la Presidencia de Colombia; aún su edad se lo permite. Esperamos ese gran triunfo todos los que hemos seguido muy de cerca sus campañas, su carrera política y que aún seguiremos luchando hasta llevarlo allí.

Marina Cortés De Plata

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad