viernes 30 de enero de 2009 - 10:00 AM

HAGASE OIR

Alcalde y transportadores

Los señores del transporte se quejan continuamente de la poca rentabilidad del mismo pero entonces ¿de dónde sacan para comprar tantos buses?

Quien empezó con la mitad de uno ya tiene dos, tres etc. A esto se suma la salida olímpica del gobernante de turno que para no complicarse la vida, opta por aumentos en el servicio urbano por encima del costo de vida. En años anteriores el servicio tan solo debe haber subido no más del 6% o 7%, lo cual no representaba más de 60 pesos, pero al no existir las monedas de diez, le han subido la cifra redonda de los cien pesos.

Lo que no han tenido en cuenta es que durante los últimos años por esta circunstancia los transportadores llevan ganancias acumuladas por encima de la inflación del orden aproximado del 12% sin que en un acto consecuente con el pueblo le retribuyan esto, lo que quiere decir que el aumento del transporte para el presente año no hubiera debido pasar de los 50 pesos. Con razón los transportadores desde hace varios años no han vuelto a convocar la solidaridad del pueblo para pedir aumento, pues es al que le están dando garrote.

Néstor Vargas S.


Ser inepto paga

El presidente Uribe sigue premiando a los que salen cuestionados de su gobierno. Ahora resulta que el general Montoya, aquel personaje siniestro que medía la eficiencia de sus hombres con los cadáveres de los falsos positivos, se va de embajador para República Dominicana.

Ya lo había hecho con Jorge Noguera para Italia. Tranquilo debe estar el director de Invías, pues sabe que si lo destituyen lo premiarán con una embajada.

Definitivamente la meritocracia para cargos diplomáticos es para los que quieran ocupar los puestos de celador, recepcionista y conductores de estos personajillos. A propósito, el inepto Comisionado de Paz ¿no conocerá la palabra vergüenza, no sentirá que está sobrando, que no tiene credibilidad, que se ha convertido en portavoz de Piedad Córdoba? Tenga dignidad, renuncie a ese cargo que le quedó grande.

José Guillermo Prada Velandia


Felicitaciones desdeBarranca


Soy docente de Ciencias Sociales y Filosofía de la Institución Educativa El Castillo, leí su crónica investigativa sobre 'Yuri sí sabe lo que cuesta ser pobre'. Felicitaciones por su buen trabajo de investigación periodística en la Sección Dominical Séptimo Día.

Realmente son pocas y pocos los (as) periodistas con actitud investigativa para realizar este tipo de trabajo analítico y reflexivo de la realidad cruda que viven muchas mujeres en Colombia y en especial en mi tierra. Además, no es el único artículo interesante que le he leído sobre Barrancabermeja.

Este artículo es útil para trabajarlo en clase de Sociales sobre el tema de la pobreza en Barrancabermeja y el Magdalena Medio; además sirve para analizar y reflexionar sobre las condiciones socioeconómicas del papel de las mujeres cabeza de familia en dicho sector. A la vez, sirve para poner en tela de juicio ¿Dónde quedó el papel del hombre de Yuri? ¿Por qué no hay presencia en la vida de Yuri del género masculino?

Rafael Antonio Velásquez Rodríguez


No a la Ley 30 de 1986

Debido a la irresponsabilidad de algunos congresistas que apoyaron el consumo de la dosis personal de droga, hoy vemos cómo algunos padres, hijos, hermanos, familiares y amigos son adictos a la droga por el consumo de la dosis personal que tanto daño ha causado a la sociedad.

La Ley 30 de 1986 fijó la dosis personal en un máximo de 20 gramos para la marihuana, 5 para el hachis, 1 gramo para la cocaína y hasta 2 para la metacualona. (Hay hombres, mujeres y niños que consumen entre 5 y 10 dosis personales diarias de droga). La ley 745 del 2002 tipificó como contravención el consumo y parte de la dosis personal de estupefacientes o sustancias que produzcan dependencia con peligro. También castiga con un agravante cuando se haga en presencia de menores de edad, en el domicilio y con riesgo grave para la unidad de la familia. Esta ley ningún drogadicto la cumple y hoy vemos cómo la consumen en presencia de niños, ancianos y mujeres embarazadas como también en alrededores de colegios, universidades, parques, calles y zonas residenciales ante la mirada indiferente de las autoridades.

El consumo de droga trae un costo generado por la pérdida de capital humano, productivo, laboral y escolar y los gastos en atención de urgencias y tratamientos. El país no puede por un lado combatir las drogas mientras que por el otro autoriza el consumo de la dosis personal. Con esta misma filosofía deberíamos entonces establecer una dosis personal para violadores de niños, para los robos de vehículos y los robos callejeros.

Rafael Rodríguez


Estulticia

Los colombianos, no todos pero sí una gran mayoría, creen todavía que el actual gobierno es el mejor que ha existido en nuestra historia y que no es posible encontrar otro gobernante capaz de reemplazar al actual; que el Ministro Arias puede continuar la autocracia de Uribe dado su parecido físico; están convencidos de que vivimos en un estado democrático y que es el pueblo el que elige a los gobernantes; tienen la certeza de que con la seguridad democrática se logrará la paz;  que el aumento salarial es justo y que con el mínimo se puede subsistir; que la educación es gratuita y obligatoria; creen que la izquierda democrática es un proyecto fallido, que Chávez Evo y Correa son la encarnación del diablo; que el Congreso se renovará y que el TLC es la solución al desempleo.

Tienen la certeza de que si a los ricos les va bien a los pobres también, que EU es nuestro mejor aliado, en fin, los colombianos somos una comunidad de creyentes. Por fortuna, como dijeron Tola y Maruja con respecto a Petro, todavía hay ateos que no creen en Uribe.

William Sarmiento Gómez

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad