lunes 11 de febrero de 2019 - 12:00 AM

HAGASE OIR

En defensa del campo

Carta abierta a

Gabriel Silva Luján

Cuán equivocado está usted, doctor Silva, cuando en su columna publicada el pasado 3 de febrero en el diario El Tiempo categóricamente afirma que "el Estado ha demostrado que puede someter a los violentos, los terroristas y las organizaciones criminales más peligrosas".

Le pregunto lo siguiente: ¿Ha logrado el Estado someter de manera definitiva e irrevocable a la delincuencia de las FARC, al ELN, los terroristas, sus respectivos frentes de disidencia y a las bandas criminales que cada vez más se multiplican exponencialmente?

Qué ingente desconocimiento el que ostenta usted sobre el tema, parece haber perdido el año cuando fungió como Ministro de Defensa.

Qué agradable es pontificar desde el altiplano en una oficina dotada de máxima seguridad, con asesores, secretarios, conductores y escoltas con carros
blindados, excelentes salarios - todo pagado por el Estado colombiano.

Usted no conoce ni tiene la menor idea de cómo es el diario vivir de los
ganaderos; usted no se ha untado de tierra ni ha devengado un salario en el
campo; usted es un tercero extraño y ajeno a la faenas ganaderas. No sea irresponsable: para dictar cátedra agropecuaria se necesita conocer a fondo la
realidad del sector.

Los ganaderos somos una fuerza pujante, que cada día trabajamos como hombres honrados para cumplir con un propósito noble, como lo es producir
carne, leche y sus derivados, de la mejor calidad, aportando así al crecimiento de la economía colombiana. ¿Alguna vez ha sido usted atropellado y humillado por la delincuencia común?

¿Alguna vez en su vida ha corrido usted con los riesgos que diariamente corremos nosotros los ganaderos? ¿Alguna vez ha sido usted incapaz de trabajar porque un delincuente lo tiene amenazado? Usted no sabe nada de esto doctor Silva. No
confunda usted el ejercicio idealista de leer y escribir, con la inequívoca realidad que vivimos quienes ejercemos la rigurosa y cada vez más ardua profesión de la ganadería. No presuma usted de un conocimiento que, evidentemente, no posee.

¡Claro que los que estamos en el campo estamos desprotegidos! En nuestro contexto de continua intimidación y violencia, el arma ha sido a través de los años un instrumento de defensa que genera respeto e intimidación frente al delincuente.

Usted, doctor Silva, no necesita un arma. Usted es un burócrata que ha vivido plácidamente del bolsillo de los colombianos, gozando de las más generosas prebendas estatales, tan aislado de la realidad e historia de nuestro país que osa ofender y estigmatizar al gremio ganadero tildándolo de paramilitar.

¿Sabe usted cuántos ganaderos pagaron y siguen pagando con su vida,
injustamente, el incesante atropello de los grupos armados al margen de la Ley?

Me atrevo a afirmar que no.

¡NO sea canalla! Úntese de barro, sudor y valor para que aprenda cómo trabajan los hombres de bien.

No valorización

Cobran la valorización pero no se ven obras, porque se esfuma el dinero y luego nos dan solo sobras.

Ministros que son una pesadilla gustan de elevar la valorización, porque tienen una gran pandilla que nos dejan sin respiración.

Que Dios bendiga mi pueblo para que puedan resistir, y con altos impuestos sobrevivir y así mañana sepamos elegir.

Los comuneros no aguantaron por los impuestos se revotaron, y así al pueblo por fin escucharon y todos unidos se despertaron.

Contratistas y fariseos se llenaron de malos deseos, y no crearon más empleos de noche sacaban sus trasteos.

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad