jueves 10 de diciembre de 2009 - 10:00 AM

HAGASE OIR

El peor momento del parque San Pio

El parque San Pío, nuestro parque San Pío, el mismo que nos ha llenado de regocijo el alma y de oxígeno los pulmones por décadas, el que ha sido punto de encuentro de enamorados y jubilados, que vio correr entre sus árboles y bancas a mi generación de la guayaba, el que fue apuñalado en el corazón por un alcalde corto de visión ciudadana con el inaudito objetivo de  prolongar la carrera 35, ese parque San Pío se nos muere. Nadie le hace mantenimiento, su césped sus árboles y sus flores agonizan por la sequía del fenómeno del Niño y por la falta de un sistema de riego elemental.

Es víctima de la infamia ciudadana que nos está ahogando en basura; sus jardineras están llenas de excrementos, plásticos, botellas y hasta condones. Sus senderos (todos) desaparecen lentamente como espacio para los peatones porque los motociclistas, ante la mirada incólume de los patrulleros bachilleres,  lo volvieron una vía más.  Víctima del desgobierno que desde la ya lejana época de Cote Peña, no lo mira con respeto, víctima de los vendedores ambulantes que lo volvieron local comercial y sanitario simultáneamente, víctima de los viciosos y los cacos que lo volvieron prohibido para la gente de bien. Nunca más nos podremos echar en su verde prado para simplemente dormir una siesta; no volveremos a sentarnos al borde de la vieja fuente que ya fue arrasada por el concreto... Y la estupidez oficial aún alardea presentándolo como un centro de convocatoria cultural.

Los parques, señor Alcalde virtual de la ciudad, son de la gente y para la gente, su obligación constitucional, antes que abrirle las puertas de la ciudad a la cacareada inversión extranjera, es preservar la ciudad para SUS ciudadanos, los que nacimos acá, los que crecimos acá y los que, de alguna manera, hicimos de Bucaramanga la ciudad moderna que pretende ser ahora y de la que, a pesar de los grandisisimos problemas, nos sentimos orgullosos.

John G. Rosales


Corrupción y negligencia

La celebración del día internacional contra la corrupción es necesaria para que todos los ciudadanos seamos sensibles ante este delito que beneficia a unos pocos y afecta a muchos al quitarles los recursos que son para el bien común.  Si bien existe un programa presidencial de modernización, eficiencia, transparencia y lucha contra la corrupción y organismos de control como la Procuraduría y la Contraloría y la Fiscalía, muchas veces no se acude a éstos por temor a que como quejoso se vea involucrado en problemas judiciales cuando no se pueden aportar los elementos probatorios.

Normalmente se piensa que sólo son corruptos  aquellos que utilizan diferentes ardides para robar el erario con el usual  CVY (Cómo Voy Yo) tan frecuente pero bien disfrazado en la adjudicación de contratos por las entidades públicas, o las conocidas 'mordidas' para evitar que las autoridades civiles apliquen sanciones económicas. Sin embargo, también son corruptos los funcionarios públicos que no cumplen cabalmente con sus funciones y que a pesar de su trabajo negligente reciben un salario por una labor no realizada.

William Sarmiento Gómez


Más controles por favor

Como ya es conocido por ustedes en las noticias, el cambio de dirección de la carrera 29 entre calles 65 a la 67 por una acción legal de la comunidad es bueno, pero no puede ser posible que el otro lunar de ese sector es el mal parqueo de los carros de la empresa Hipinto, haciendo trancones desde las 6am. Y como si eso fuera poco, el parqueo de las mulas de descargue desde el viernes o sábado en la noche tapando el carril de subida y a esto se le adiciona el estacionamiento de los taxis en la esquina de la carrera 28 con 65.

Por favor autoridades de tránsito y entes de la alcaldía, más respeto por la comunidad y hagan más controles.

Solenge Yepes


Las hormigas, a oscuras

Que tristeza como vecino de tan hermoso parque, que las autoridades de nuestra ciudad no se hayan preocupado por la iluminación y ante todo la inseguridad, la contaminación y aun más, la continua presencia de personas que sólo llegan a consumir droga aprovechando las tinieblas en las que anda dicho parque. Es muy vergonzoso que somos la ciudad de los parques  y uno de esos emblemas esté en ese estado tan lamentable. Por favor señores de la alcaldía, tengan en cuenta este pedazo de tierra que si no lo saben, es un pulmón por su arborización. Ojalá no sea una voz de protesta que pase como tantas otras y de otros sitios por recuperar.

Carlos  A Guerrero


¡Señor alcalde, dese un paseito por el centro tipo 8 de la noche!

Con motivo del día de las velitas, quise dar un recorrido con familiares que venían del exterior. Oh sorpresa, el Centro de la ciudad que en todas partes del mundo es para lucirlo bonito, bajando por la calle 36, carreras 16,15,14,13,12, era un basurero completo! Parece como si fuera el mismo Carrasco. ¡Qué vergüenza pública! Señor Alcalde: si está en Bucaramanga dese una pasadita por estos sitios, claro, sin avisar. Esos decretos de multas por votar basura ¿para qué sirven? Toda la calle llena de desechos; no es uno o dos papeles o vasos desechables, ¡era íntegra toda la vía como si  vinieran volquetas a depositar los desperdicios allí!

Como me decía un amigo '¿Bucaramanga la ciudad mas limpia?? ¡No! Bucaramanga viuda de limpieza y viuda de parques'

Amparo Rueda G

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad