miércoles 20 de enero de 2010 - 10:00 AM

HAGASE OIR

Barichara resiste

La columna escrita por el señor Donaldo Ortiz, en la edición del 11 de Enero de Vanguardia Liberal, bajo el titular 'Barichara se muere' deja un sabor agridulce porque en ella se mezclan verdades irrefutables y un tono panfletario que descalifica la validez de sus afirmaciones.

Es cierto que la carencia de agua suficiente y apta para el consumo humano es una falencia inocultable y que a ella han contribuido no solamente factores naturales, sino que la falta de un enfoque consensuado y racional en la busca de soluciones ha prolongado injustificadamente el calvario de su población residente y en la actualidad se ha visto agudizado por la necesidad de atender adecuadamente al gran flujo turístico que ha sido atraído por la incomparable belleza de la población.

También es válido sugerir una estratificación y unos límites en el consumo de agua para evitar todo tipo de excesos e injusticias; así mismo lo es toda medida que lleve al aprovechamiento de las infrecuentes pero diluviales lluvias, a la construcción de jagüeyes y a la tímidamente sugerida arborización; pero ninguna de tan conocidas verdades excusa la desactualización e irrespeto que rezumen las ligeras apreciaciones del artículo mencionado.

En primer lugar, están en curso medidas que en buena hora han emprendido las autoridades departamentales y municipales, con el respaldo de la ciudadanía que ha instaurado una veeduría para tal efecto; de otra parte, el descontento de los turistas no fue de la magnitud señalada en el panfleto de marras, puesto que en los días clave se hizo un especial esfuerzo para evitar los racionamientos y así lograr aceptables niveles de satisfacción en el turismo, lo cual pudimos confirmar con numerosas entrevistas a muchos visitantes.

Sin embargo, el punto abiertamente agresivo y que implica un resentimiento y una desubicación total es el calificativo que el autor usa para referirse a la población foránea de Barichara. Según el D.R.A.E. por 'señorito' debe entenderse un joven acomodado y ocioso. Con toda seguridad el señor Ortiz desconoce que la inmensa mayoría de las personas y familias que, sin ser raizales de esta tierra, se han radicado en Barichara exhibe reconocidas trayectorias en los campos económico, político o social de Colombia y otros países, que han hecho grandes aportes al desarrollo de la población y que han logrado un alto nivel de integración con los 'patiamarillos', lo cual se hace evidente en una sociedad donde no se ostenta ni la riqueza ni la pobreza.

Para mayor información del columnista, a quien reconocemos y agradecemos su interés por nuestra tierra, le invitamos para que conozca el plan de arborización que está en desarrollo en el Bioparque de Barichara, el cual ha sido planeado, financiado y ejecutado por la comunidad local, incluyendo a varios 'señoritos'.

Alfonso León Cancino


Sí, pero no

Verdad que nuestro paisano, el muy ilustre Procurador General de la Nación,  nos ha sorprendido con su concepto relacionado a la convocatoria al pueblo colombiano del referendo reeleccionista.

En una larga… muy extensa exposición, el señor Procurador le ha dicho al país que dicha Ley es 'viciosamente exequible', por cuanto acepta los vicios que ella contiene, pero al mismo tiempo los cubre con piedad.

Creo que el señor Procurador es más humano que jurista; y con actitud paternal le pone una vela a Dios y otra al diablo; no quiero ni pensar que Dios sea, el Presidente Uribe.

Exhorta sí, al primer mandatario a que se incorpore a la ley de garantías electorales para mantener el equilibrio junto a los demás candidatos, pasando por alto inexplicablemente que el Presidente Uribe, no lo es y que por tanto nadie le impide continuar en campaña proselitista hasta cuando el Divino Creador le signe su destino.

Es de esperar que la Corte Constitucional aplique con mayor severidad sus conceptos jurídicos por sobre sus querencias personales y no comparta el criterio popular de que 'con cara gano yo y con sello pierde usted'.

Eulogio Uscátegui Mantilla


Pat Robertson

Pat Robertson, tele-evangelista multimillonario y 'consejero espiritual' de George W. Bush en sus ocho años de locura imperialista, es, definitivamente, un enfermo mental. Después de clamar públicamente el asesinato de Hugo Chávez hace varios años, ahora sale con el cuento de que el terremoto de Haití fue un 'castigo divino' a  los haitianos porque hicieron 'pacto con el diablo' para lograr su independencia de los franceses en 1804, y que por tal motivo se encuentran 'malditos' desde entonces (¡!). Dicen que Chávez está loco, pero aún así, no creo que llegue siquiera a los talones de este 'talibán' gringo. ¡De ser así, tanto los mismos gringos desde 1776 como los colombianos desde 1810 vendrían a ser el mismísimo demonio y estar condenados por Dios al infierno eterno y a ser tragados por la tierra por haberse liberado de los ingleses y españoles! Aparte de homófobo, antisemita y machista: racista, aporofóbico (alérgico a los pobres) y absolutista. ¡Que Dios lo perdone!

Hans G. Fritzsche


¡El pueblo!

¡El pueblo!: hace muchos años era la palabra más bella, noble y solidaria. Pero ahora se convirtió en la justificación de los políticos. Al pueblo y a Dios les pasa lo mismo: lo malo son quienes hablan en su nombre.

En ésta época de elecciones es importante buscar la verdad: no dejarse llevar por la mentira. Es mentira que haya razas superiores. Es mentira que ciertos hombres nazcan como 'esclavos', para que otros le señalen el camino.

La política sólo trata de la sociedad  y nosotros como seres humanos, tenemos la tarea de pensar la vida en la totalidad de la existencia.

Uriel Bautista Gamboa

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad