jueves 15 de enero de 2009 - 10:00 AM

HAGASE OIR

Cangrejo económico

Una de las situaciones que preocupa al pueblo colombiano es que el país asuma una recesión económica, pues ante pésimos salarios, un insignificante aumento salarial, tanto desempleo, pobreza y poca cultura del ahorro, resulta bien complicado invertir y enfrentar tantas obligaciones financieras.

Sumado a lo anterior, tenemos los llamados ‘falsos positivos’, el problema de las pirámides, la pérdida de activos en la bolsa, la caída de la inversión extranjera, de los precios de las materias primas y de las exportaciones a EE.UU., Venezuela y Ecuador. Por más que se trate de reajustar el presupuesto, angustia el incremento de la canasta familiar, el alto costo de los servicios públicos, impuestos, seguros y la aparición de los gastos imprevistos.
Al haber una recesión económica, el consumidor teme por su futuro, deja de gastar o disminuye el consumo, lo cual produce el colapso del sector empresarial, al que le quedan tres alternativas: Ofrecer los inventarios a precios bajos y trabajar a pérdida, hacer recorte de personal o cerrar las empresas. El sector financiero también puede colapsar porque muchas personas no podrán pagar, ni adquirir nuevos créditos.

Ante la situación que enfrentamos, probablemente algunos quisieran crear una empresa en un lugar donde la inversión sea segura y rentable, recurrir a los clasificados con la aspiración de encontrar una buena o mejor oferta laboral y salarial, ser favorecidos por los juegos de azar, poner la totuma en un lugar estratégico u ofrecer un buen espectáculo callejero que logre captar una mejor propina.

Resulta que para crear la empresa, se requiere evaluar el mercado, la necesidad y el interés en el producto, capital, ingenio, conocimiento, experiencia, tiempo, disposición, ofrecer productos con precios variados para los distintos grupos sociales, y ubicar la empresa en un sector comercial; para encontrar el trabajo ideal y ser contratado, estar capacitado y/o contar con influencias de diversa índole; para ser favorecido por los juegos de azar, tener una suerte tremenda; para poner la totuma, dejar la pena y estar dispuesto a competir con algunos desplazados y para ofrecer el espectáculo callejero, ser creativo y talentoso. Ante esta situación ¿Qué haría usted?

Diana María Tovar Osorio


A los conductores de vehículos pesados


Por favor a todos los camioneros y conductores de buses y tractomulas, no olviden que los motociclistas y sobre todo ciclistas, son seres vivos que merecen respeto y no para que les echen los carros por encima, a veces por asustarlos o sacarlos de la vía, se les convierte en tragedia y ahí sí salen a decir no fue que se me atravesó y por eso  pasó el accidente, porque la mayoría de conductores de carros pesados andan como si fueran borrachos o como si llevaran diarrea, son muy bestias para manejar y no respetan a los pobres ciclistas que es su medio de transporte para sus trabajos, cuando vean a uno de éstos por la carretera piense que ese puede ser su pequeño que salió a montar bicicleta y que espera que los conductores no echen el carro encima, a los señores alcaldes de Bucaramanga y el área metropolitana a ver si hacen ciclorutas, o ponen sanciones a los afiebrados que se creen dioses porque manejan un carro pesado.

Carlos Delgado Parada


Nuevo departamento


Leyendo la noticia sobre el proyecto del departamento del Magdalena Medio, quisiera saber la posición del gobernador Serpa, pues estoy absolutamente seguro es su gran promotor, por muchos años fue su caballo de combate en B/bermeja y todo el plan es para quedarse con las regalías del petróleo, perjudicando a Santander, cuando estaba en campaña le hice esta pregunta y guardó silencio, por favor no dejemos que su maléfico plan prospere.
     
Leonel Gómez 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad