miércoles 30 de septiembre de 2009 - 10:00 AM

HAGASE OIR

Precios de la carne en el Socorro

Como consecuencia del fenómeno del Niño, pero del niño Chávez y gracias a su bloqueo económico en el que nos tiene; tenemos abundancia de carne. 100.000 cabezas de ganado están sobrando en el país; los precios han bajado entre el 15% y 40% por libra en los supermercados de grandes superficies y plazas de mercado, excepción hecha en  este  'Pueblito Viejo',  en donde la libra no la han bajado de precio aunque  la carne 'en pie'  bajó  lo pertinente en toda  la región.

¿Dónde estará el funcionario de la Administración Municipal de la Oficina de Control de Precios de la Ciudad, que no se ha percatado de este asunto? Para subirle los precios sí está atento pero para bajarlos no aparece por ninguna parte  su accionar…

Fabio A. Ribero Uribe


La cárcel de Barranca

El actual alcalde, Carlos Contreras, pretende construir una nueva cárcel y el sitio escogido es la ciénaga de San Silvestre, que es el sitio para el desarrollo del turismo, parcelas recreativas, deportes acuáticos y alternativas de desarrollo para los moradores de El Llanito.

Es absurdo que quien habla 'bonito' de la participación ciudadana, del bien de los menos favorecidos, vaya a construir esa cárcel; vaya macabro sentido de lo turístico. Eso es como hacer una cárcel en Bucaramanga por Guatiguará (que es una zona de desarrollo hermosa).    Por la arrogancia del alcalde de turno, ahora tendremos presos con vista a la ciénaga, premiando los reos en desmedro del desarrollo urbanístico y turístico. La ciudad debería crecer hacia esta zona y esa falta de visión va a afectar su desarrollo. Eso nos ocurre por elegir a personajes despistados, que no saben qué es lo mejor para la ciudad y que toman decisiones sin importarles afectar el bien común.

Jorge Valencia Ramirez


Que no se sigan tomando la ciudad

Los bumangueses ya estamos cansados de oír por parte de las autoridades, que la ciudad se está convirtiendo en escampadero de grandes capos del narcotráfico. Este gravísimo problema no comenzó a gestarse ayer, esto lleva más de diez años, pero las autoridades han sido laxas y no han hecho mayor cosa para erradicar definitivamente ese mal.

Los traquetos están metidos en todas partes, con su derroche chabacano. Cada día es más evidente la inundación de este tipo de personajillos en la ciudad.

Con todo respeto quiero decirle al Comandante de la Policía Metropolitana de Bucaramanga, que no solamente hay que sacar de sus madrigueras a los grandes capos; también es necesario perseguir a los lavaperros, (testaferros, lavadores, etc.), porque de esos pequeños cartelitos de traqueticos con ínfulas de capo es que está llena la ciudad.

También quiero decirle que la mayoría de carros de alta gama no están de paso; todos son de esta tierra, y que un gran porcentaje de los dueños de éstos se dedican a negocios turbios.

No entiendo cómo estos malandrines siendo tan evidentes en su vulgar  actuar, porque se detectan a kilómetros, se mueven como pez en el agua sin que ningún ente con mando haga algo.

Hago un llamado a todas las autoridades locales para que no permitan que los traquetos y mafiosos se sigan tomando la ciudad.

Francisco Ordóñez Clavijo


A oídos del Alcalde

Efectivamente, las ferias son para gozarlas, pero desafortunadamente la gran mayoría piensa que también son para ir en contravía de principios como el respeto.

No se entiende cómo la misma alcaldía autoriza una tarima en el sitio donde hay mayor vivienda familiar y permite cerrar la entrada de la carrera 28 con calle 51 y por lo tanto impedir la entrada a los domicilios privados de quienes residen en la calle 51 con carrera 27A. Esto sucedió el sábado de la Feria y como si fuera poco, al dar permiso para entrar y salir los vehículos de los apartamentos después de rogar que quitaran las vallas, algunos desadaptados sociales que con cualquier trago se tornan violentos, optaron por dar patadas a los vehículos que requerían salir o entrar de estos edificios. Ante una turba de adolecentes borrachos, tanto los policías como el personal civil que estaba controlando la entrada y salida de la muchedumbre no se dieron por aludidos, pero todo radica en que la misma alcaldía al aprobar una tarima sobre la avenida Gonzalez Valencia, ignora cuál es el cronograma de actividades y hasta dónde pueden perturbar la tranquilidad de quienes viven en los edificios vecinos. En la calle 51 con carrera 27A hay cinco edificios sin contar con los de las  demás cuadras. Cómo es posible que aprueben poner una tarima y cerrar esta vía causando tanto perjuicio a las personas que bien caro pagan impuestos  porque este sector está catalagado como estrato cinco.

Se espera que la alcaldía, en manos del secretario de gobierno replantee esta tarima; hay sitios para instalar esta clase de espectáculos y hacer eventos donde no causarían  mayor impacto ambiental como es la plaza Luis Carlos Galan. Allí es bien amplio el espacio y como son oficinas alrededor, de noche no causaría tantas interferencias para la libre movilidad, ni desorden como ocurre en la calle 51 con carrera 27A.

Amparo Rueda

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad