viernes 11 de enero de 2019 - 12:00 AM

HAGASE OIR

En cuestión de visa,

principio de reciprocidad

Muchas pueden ser las razones para que un país exija visa a los extranjeros que pretenden entrar a su territorio, es potestad de los gobiernos de turno negarla o quitarla a personas cuya presencia no es grata.

Dentro de los destinos turísticos preferidos de los colombianos está Estados Unidos, muchos van por turismo, trabajo, salud, estudio o por el sueño americano; pero un gran desafío es ir a la embajada a solicitarla. Nos hacen una serie de exigencias: que tengamos propiedad raíz, declaración de renta jugosa, cuentas bancarias con buena cantidad de dinero, tarjetas de crédito, seguro médico, buena cantidad de dólares, haber consignado $500.136 por los derechos a ser atendido y que le sea asignada la fecha de la cita, aclarando que todos tenemos que viajar a Bogotá al consulado. Lo mismo sucede con la larga fila en la embajada para tener acceso al funcionario que nos atiende por medio de un vidrio, La espera es a la intemperie y cuando llega la hora, se dialoga por medio de un citófono.

Dicho todo esto, los colombianos tenemos claro que las relaciones internacionales son potestad de nuestro Presidente en manos de su Cancillería, pero el día que tengamos el coraje de aplicar el principio de reciprocidad, lo pensarían dos veces para exigirlo a nuestros compatriotas que deseen visitarlos.

Milagros para el 2019

Espero que se haga el milagro de que por fin haya turno para la cirugía de mi hermano. Llevamos un año esperando que la Nueva EPS le dé el anticipo al médico y así saber qué va a pasar, pues ya le hicieron la quimio, la radioterapia y ahora lo más importante es la cirugía a la que se le está pasando el tiempo. Este es mi único deseo para este año, que la Nueva EPS gire la plata y no dilate más el problema...si se hace el milagro les cuento.

Adicción

La contaminación de la naturaleza se desplaza en muchas direcciones y como está formado el pensamiento social de las masas, no puede disminuirse. Entender que lo origina es importante. La dependencia de la gente a las nuevas manufacturas, el olvido de la forma de preparar y conservar los alimentos y el uso de químicos para eliminar bacterias y plagas conllevó a las grandes acumulaciones de basuras.

No hay forma de protección permanente de la naturaleza que se logre con acuerdos, leyes o códigos, porque prima la necesidad del dinero obtenido con el mínimo esfuerzo, dinero que ocasiona problemas ambientales insolubles y de hostilidad social por la posesión insatisfecha. La propaganda ha desarrollado los viejos hábitos que aumentan las necesidades de la gente para comprar cosas que nunca desearon, sonaron o necesitaron, llevándolos con engaño al esfuerzo de conseguir más dinero para después todo lo adquirido terminar tirándolo a la basura. Hay que parar.

Amistades peligrosas

Por mandato de Trump, presidente racista y xenófobo de EEUU, el Grupo de Lima impulsará sanciones diplomáticas y comerciales a Venezuela si el presidente Maduro se posesiona para un nuevo período. “La ropa sucia se lava en casa”, así lo entendió México al respetar el derecho de Venezuela a su autonomía y autodeterminación. La gravísima situación de Venezuela deben resolverla los venezolanos, Colombia y los demás países latinoamericanos deben coadyuvar como garantes o mediadores de un diálogo entre el régimen Chavista y la oposición venezolana, no sobra recordar que Venezuela ayudó para que Colombia adelantara el proceso de paz con las Farc y recibió millones de colombianos durante la bonanza petrolera del país hermano, un mínimo de reciprocidad se esperaría.

Los bloqueos de cualquier índole sólo terminan fortaleciendo al régimen venezolano, que cuenta aún y por largo tiempo con el poderoso apoyo de Rusia y China.

Colombia debe procurar bajar el tono beligerante y apelar a la diplomacia y no contemporizar con las amistades peligrosas con las que se está uniendo.

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad