martes 11 de mayo de 2010 - 10:00 AM

HAGASE OIR

No bote el voto

Piense, decida y actúe. Si queremos una patria más amable, progresista, respetuosa, solidaria y de equidad social y económica, con las garantías de seguridad, reconciliación, depuración política y puente de entendimiento con los actores de los conflictos para lograr la paz y por ende el rescate del campo y la familia campesina.

Se oyen cantos de sirena, falsas promesas y toda la jerga que mueve muchedumbres hacia el abismo de la irreflexión.

Se oyen propuestas sensatas que invitan a la comparación y a la posibilidad de mejorar mentalmente a este neurótico país.

Se informa en forma sesgada para desorientar a la opinión pública con la premisa de 'divide y reinas'.

Los de siempre monopolizan, mueven el andamiaje político y pactan bajo cuerda los caudales electorales del pueblo hambriento, empobrecido y necesitado.

¿Cuántos lentejos entrenados en triquiñuelas políticas ofrecen lechona, almuerzos y licor para llenar los costales de sufragios de irresponsables por necesidad?

Pensemos en el futuro de Colombia, en sus fronteras abiertas a la hermandad y la cooperación. Analicemos qué queremos para el futuro familiar. Propongamos fórmulas de reconciliación con la insurgencia y de paso erradicar los cultivos ilícitos. Todo se puede con voluntad y verdadero amor por nuestra nación.

Así pues, interioricemos la pregunta ¿Boto el Voto?

Pensemos y elijamos al señor Presidente que merecemos. Vote por el pacifista, diplomático, reconciliador,  defensor de la familia y adalid de la paz, la seguridad y la libertad. Bote de la conciencia a los falsos profetas con piel de lobo y palpará los resultados de tan sabia decisión.

Hernando Loayza Camargo


La publicidad política y otros demonios

Estamos en plena campaña presidencial y la guerra de los afiches  que se ven en cada esquina, muro, poste o árbol, está en su apogeo. Es una manera de tratar de conquistar a los votantes.

Es la costumbre de mostrar las bondades de cada candidato, ya sea en la radio, la TV o en la prensa escrita y como 'el todo se vale' está tan en moda, no deja de aparecer algo insólito y de mal gusto.

Un palpable ejemplo fue la valla de Villavicencio. Su contenido muy mal diseñado y no produjo lo deseado; al contrario, más adhesión al candidato Mockus.

Hay por ahí un afiche  del Dr. Mockus que más o menos dice que Colombia entera se contagió de gripa, todos con Mockus. A mi parecer esta clase de propaganda es irrespetuosa, mal intencionada y en lugar de atraer a los votantes, es más probable que los aleje y no por la gripa, sino porque está mal diseñada y su contenido no dice algo valioso. Se podría pensar que viene de sus adversarios. Como chiste, malísimo y como señuelo, un desastre.

La euforia por el cambio de pronto no ha dejado pensar a quienes asesoran al futuro Presidente de los colombianos y la ligereza los lleva a escribir, decir o publicar lo que no conviene a su campaña. La corbata no lo hace a uno doctor y hasta para ponérsela hay que tener estilo.

Tobías Herrera Méndez



Fue una noche para la esperanza, incluso para soñar. Ocurrió en la calle de los Estudiantes; Mockus y su combo, como allí se decía. Fue una manifestación novedosa, con un nuevo libreto. Allí quedo sepultado el viejo caudillismo, aquel que solo trajo frustraciones, bien, porque no llegaron Gaitán, Galán, Jaramillo y otros que si llegaron pero no lograron cambiar el país a excepción del viejo López Pumarejo. Esa noche el discurso fue corto y las ideas largas. Fue la perfecta interacción entre líderes y comunidad. Fue única la vez  que uno miraba a su vecino y se repetía que aquello que se oía era para todos. Una perfecta comunión. Asistimos a la novedad de una nueva pedagogía para hacer política. La retórica del ayer que alcanzó en ocasiones a ser arte literario en la garganta de mentes brillantes, ahora es la lucidez de la idea presentada en pequeñas dosis con un fondo entre musical e histriónico. Esta nueva forma de expresión política produce un contagio moderado y cívico. Creo que le arrebata a las masas, la pasión. Las conduce a un actuar ordenado y más cohesionado. Pretender arraigarnos a las viejas formas de hacer política es volvernos arcaicos. Al pueblo le costó trabajo dejar la ruana y la chicha. La nueva generación es otro cuento.

Ernesto Rodríguez Albarracín


Facundo el Cocacolo

Este humilde trabajador urbano tenía una zorra de madera con la que hacía acarreos, cargaba cajones de tabaco y mercados donde la gente lo necesitara. Él trataba de vestir bien y casi estar a la moda, por eso le pusieron el mote de Cocacolo. Él vivió muchos años en una casita. Tenía una larga escalera de guadua y quién lo creyera, esas gradas de madera tenían pequeñas ranuras; cada vez que le daban un billete de a peso, de a dos, de cinco y hasta de diez, lo doblaba con mucho cuidado y lo introducía en esos huequitos haciendo de ella una gigante alcancía; estamos hablando de los años de 1960. Un mal día, digo mal porque personajes como éstos yo desearía que no murieran nunca la vida y el destino hicieron el milagro a la muerte de Facundo, sus hijos encontraron esa fortuna y todo cambió y hoy en día son dos prestigiosos abogados. Estas historias los únicos que no las creen son los incrédulos y apáticos a todo precepto Divino.

Germán Valenzuela Sánchez

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad