jueves 07 de febrero de 2019 - 12:00 AM

HAGASE OIR

El descontrol de precios

El control de calidad de pesas, precios y medidas es virtual, las cintas para máquinas de escribir usadas hoy sólo por retrógrados como yo, no tienen tinta, el papel higiénico al igual que las cremas de belleza alcanzan para una sola untada, son solo empaque. Las farmacias se aprovechan de que ya los medicamentos no tienen impreso el precio máximo de venta y los recargan hasta en un 200%.

Otros negocios que no tienen control de precios son las compra-venta, y los gota a gota y les explotan su extrema necesidad.

Como los pensionados tenemos cara de arrancados, pues ya no andamos disfrazados de ejecutivos, en la acera del Banco Popular, los agiotistas nos ofrecen préstamos al cómodo 20%. “El que ha pedido un crédito ha muerto para el mundo”, Herbert.

Regreso de Venezolanos

Dos alertas: Bucaramanga se puede convertir en una “bomba de tiempo y oportunidad para los venezolanos, si Maduro se cae como presidente”, porque el millón y medio de venezolanos que viven en Colombia se querrán regresar a su país, y como Bucaramanga sería el paso obligado en su recorrido se podría convertir en un foco de delincuencia indescriptible, porque ya con la necesidad de llegar con dinero a su país, podrían cometer toda clase de delitos en la ciudad, robos, atracos y asesinatos, delitos que quedarían en la impunidad una vez logren atravesar de nuevo la frontera. En este caso, las autoridades deberían implementar una ayuda de transporte recogiéndolos en Aguachica, Pescadero y en Hidrosogamoso, llevándolos directamente a la frontera para evitar su estadía en Bucaramanga. El Gobierno nacional debería implementar mecanismos de protección antiaérea y marítima teniendo en cuenta la amenaza que hizo Maduro el año pasado “Que si ataca a Colombia, lo haría explotando el puente sobre el río Magdalena dejando incomunicado medio país”.

Incoherencia política

Algunos servidores públicos en ejercicio de sus funciones, en los últimos años, han venido comportándose y tomando decisiones contrarias a las normas internacionales, a la Constitución y leyes de la República. Olvidan que su poder no es discrecional ni ilimitado, y que su ejercicio debe ser ajeno a sentimientos basados en relaciones de amistad o de cualquier otro carácter. Las autoridades de la rama ejecutiva, legislativa, judicial y órganos de control tienen funciones separadas, pero se deben colaborar armónicamente para la realización de los fines del Estado. Muchos funcionarios se han dedicado, por los medios y las redes a lanzar opiniones, denunciar, conceder entrevistas, adelantar el conocimiento de las decisiones y hacer anuncio de investigaciones exhaustivas, olvidando sus funciones. Es tal el caos en la administración pública, que a veces el favorecido con un cargo no tiene el más mínimo tino y prudencia al hablar. Situaciones como la de nuestro embajador en Washington con relación a la carta enviada al Departamento de Justicia de los Estados Unidos pidiendo la libertad de Andrés Felipe Arias, justificable solamente desde el punto de vista personal, pone en evidencia cómo está haciendo carrera en el país actuaciones de altos funcionarios, quienes no tienen claridad sobre la responsabilidad encomendada y obran a título personal en forma incoherente políticamente. Tal vez esto se deba a que en el país prima es la politiquería, el clientelismo y el amiguismo.

¿Cuándo pasará está crisis?

Leía con atención la columna de los doctores Beltrán Pinzón y Cicerón Flórez y saqué varias conclusiones sobre este tema tan delicado, como es la crisis venezolana. La primera es una intervención militar y que por razones de seguridad nuestro hermano país tendrá que pagar las consecuencias.

La segunda, es que el presidente Maduro no es el gran problema, el meollo del asunto está en la cúpula militar corrupta que lo acompaña, y la última es el modelo de reconstrucción nacional, que debe ser pensado de forma democrática y con un esquema de inversión pensado y dirigido por estudiosos de la economía, y sobre todo encaminado a sumar esfuerzos en el campo y el sector empresarial.

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad