martes 28 de noviembre de 2023 - 12:10 AM

Alberto Enrique Pacheco

Conteo de calorías

En el contexto de la nutrición se utilizan para cuantificar la cantidad de energía que se obtiene de los alimentos y bebidas que consumimos y, que el cuerpo humano necesita para realizar diversas funciones vitales, como: la respiración, la circulación sanguínea, la digestión y la actividad física.

La proporción de estas, en un alimento, se puede determinar en un laboratorio a través de una técnica llamada calorimetría; proceso mediante el cual se mide la cantidad de calor liberado o absorbido durante una reacción química o un cambio físico, que, para el caso de los alimentos se mide cuando el alimento se quema o se oxida. Es importante señalar que este método proporciona una medida de la energía total liberada durante la combustión, pero los alimentos no se metabolizan de la misma manera en el cuerpo humano.

Así las cosas, tomar las calorías como un factor único resulta errado para el manejo de dietas y control de peso, en tanto pueden ser insuficientes cuando se trata de garantizar una nutrición adecuada y una salud óptima. Debe tener presente que no todas las calorías son iguales, ya que los alimentos varían en su contenido de nutrientes esenciales como vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes. Incluso, si una dieta cumple con su necesidad calórica, mantener la proporción de proteínas, grasas y carbohidratos es crucial; de hecho, los diferentes macronutrientes tienen funciones específicas en el cuerpo, luego es importante consumirlos en la proporción adecuada para mantener una adecuada salud.

En tal sentido, si las necesidades nutricionales varían entre individuos debido a factores como: edad, sexo, actividad física, genética y salud general, el parámetro general de calorías difícilmente tienen el mismo efecto en todas las personas; de allí que las dietas basadas únicamente en la restricción calórica han tenido pocos resultados, llevando incluso a tener patrones poco saludables, como la omisión de grupos alimenticios importantes, fuera de ser difícil de mantener a largo plazo.

En su reemplazo, se recomienda adoptar un enfoque más balanceado que incluya gran variedad de alimentos frescos y nutritivos, para equilibrar así los macronutrientes y obtener así la cantidad adecuada de proteínas, grasas saludables y carbohidratos, siempre controlando las porciones, evitando el exceso de alimentos procesados los cuales son ricos en calorías vacías, y prestando atención a las señales del cuerpo cuando tenemos hambre o estamos satisfechos. Consulte a su profesionales de la salud.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad