martes 05 de diciembre de 2023 - 12:05 AM

Alberto Enrique Pacheco

Las maravillas de la fibra

No solo es una parte de los alimentos de origen vegetal que no se descompone completamente durante la digestión; sino que, a nivel químico, es un carbohidrato complejo que forma estructuras resistentes a la acción de las enzimas digestivas en el tracto gastrointestinal humano. Ello significa, que como no se absorbe como otros nutrientes, pasando relativamente intacta a través del sistema digestivo, proporciona diferentes beneficios a la salud, como son:

1.Fibra soluble: disolviéndose en agua y formando un gel, ayuda a ralentizar la digestión y la absorción de nutrientes, resultando beneficioso para el control del azúcar en la sangre y los niveles de colesterol. Las podemos encontrar en la avena, lentejas, frutas (manzanas, cítricos), legumbres y algunas verduras.

2. Fibra insoluble: No se disuelve en agua y agrega volumen a las heces, facilita su paso a través del sistema digestivo, siendo útil de este modo para prevenir el estreñimiento y mantener la salud del sistema digestivo. Sus fuentes incluyen cereales integrales, verduras de hojas verdes, nueces y semillas.

En virtud de lo anterior, los estudios señalan que lo primero que debe ingresar al cuerpo es la fibra, luego la proteína y grasa, por último, los carbohidratos. Tan solo ese cambio trae consigo la reducción del pico de glucosa en un 75 % y de la insulina en un 43 %. Luego, con tamaño beneficio, es evidente que es una medida a implementar en el desayuno, el almuerzo y la cena.

En estricto sentido, cuando se habla de fibra, que se refiere a verduras y legumbres, se observan beneficios en: I) la creación de la barrera protectora del intestino delgado, por su capacidad para absorber agua, en tanto a la glucosa le resulta más complejo llegar al torrente sanguíneo; II) reducir la acción de alfa-amilasa, enzima encargada de descomponer los carbohidratos en moléculas de glucosa; III) ralentizar el vaciamiento gástrico y, controlar el apetito debido a su efecto saciante; IV) contribuye a la salud del colon al promover un ambiente favorable para las bacterias beneficiosas en el intestino grueso.

Así las cosas, los dos tipos enunciados resultan esenciales para mantener una dieta equilibrada y promover la salud digestiva. Además de los mencionado, cabe destacar que ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares, mantener un peso saludable y mejorar la regularidad intestinal. Por ello, es importante mantener su ingesta adecuada como parte de una dieta balanceada y un estilo de vida saludable.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad