martes 13 de febrero de 2024 - 12:00 AM

Los errores más comunes en el desayuno y, cómo evitarlos

Compartir

El desayuno, a menudo aclamado como la comida más importante del día, es una oportunidad crucial para proporcionar al cuerpo los nutrientes necesarios, en el cual se cometen errores que afectan negativamente la salud y bienestar. Ellos son:

En primer lugar, saltarse el desayuno. Partamos de algo, si la palabra “desayuno” proviene del latín “disjejunare”, que significa “romper el ayuno”, esta es la primera comida del día luego de un período de ayuno largo, por tanto, sin importar la hora en la que se realice es importante suministrarle al cuerpo alimento para que trabaje eficazmente durante el día.

En segundo término, lo es consumir solo carbohidratos simples, tales como: cereales azucarados o pan blanco, que provocan picos de azúcar en la sangre, seguidos de una caída de energía, cuando en su lugar esta comida requiere el equilibrio en términos de nutrientes, valga decir, la combinación de proteínas magras y grasas saludables que generen energía sostenida y sensación de saciedad, propia de las que suministra el consumo del huevo y aguacate.

El tercer lugar, se encuentra el dejar de lado la fibra, la cual es esencial para una digestión saludable y para mantenernos llenos por más tiempo, por lo que, es necesario su inclusión en cantidad suficiente. Al tratarse de un carbohidrato complejo, el cual forma estructuras resistentes a la acción de las enzimas digestivas en el tracto gastrointestinal humano, lo que significa que como no se absorbe como otros nutrientes, pasando relativamente intacta a través del sistema digestivo, su incorporación proporciona diferentes beneficios en la salud.

En cuarto término, lo constituye dejar la hidratación de lado, luego de haber pasado toda la noche sin líquidos. Por ello, es importante tener un plan de hidratación desde el mismo momento en que nos despertamos; eso sí, sin que signifique mezclar líquidos mientras se ingieren los alimentos, para dar lugar a que la salivación y las enzimas digestivas actúen correctamente. Unido a ello es importante evitar comer demasiado rápido o mientras se está distraído, a fin de no dificultarle al cuerpo registrar la sensación de saciedad, llevando a comer en exceso.

Finalmente, se encuentra el no tener un plan de desayuno, lo que conlleva a decisiones apresuradas o poco saludables. Para evitar este error, es perentorio dedicar tiempo al comienzo de la semana para planificar y preparar opciones, como batidos e inclusión de vegetales.

Noticias relacionadas:

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Lea también
Publicidad
Publicidad
Noticias del día
Publicidad
Tendencias
Publicidad
Publicidad