miércoles 30 de diciembre de 2020 - 12:00 AM

Aspiraciones para el 2021. ¿Será posible?

Escuchar este artículo
Image
Columna de
Alberto Montoya

Si bien el 2020 demandó del Gobernador y de los alcaldes del área metropolitana un enorme esfuerzo y dedicación para atender lo relacionado con la pandemia, la comunidad santandereana aspira que, a través de las obras de infraestructura, no solo superemos necesidades que estaban identificadas desde antes de aparecer el covid, sino que con inversión en obras públicas se reactive la economía y arranquemos a resolver graves problemas, como el desempleo, que está afectando como nunca a los jóvenes.

Teniendo en cuenta que casi semanalmente se nos informa por Vanguardia de inversiones multibillonarias con recursos provenientes de regalías, del Fondo de Reactivación Económica, de créditos y de recursos propios, etc, respetuosamente solicito a los gobernantes locales no olvidar ni ignorar que esta ciudad, conformada por cuatro municipios, requiere con urgencia mejorar la movilidad y que nuestro Departamento demanda desarrollar su muy quedada infraestructura vial.

En ese orden de ideas, es bueno recordar que para interconectar Girón con Piedecuesta, urge construir el Anillo Vial Externo Metropolitano (ya diseñado). Y que para conectar ese Anillo con la famosa conectante C1-C2 (actualmente en construcción por la Concesión Bucaramanga-Pamplona), se necesita diseñar y construir la Transversal de Mensulí.

Además, estamos en mora de arrancar la Doble Calzada La Virgen-La Cemento; la rehabilitación del Tramo Palenque-Café Madrid (ambos proyectos están diseñados y con los recursos en caja) y la recuperación del separador de La Salle-Aeropuerto. En cuanto a la meseta, obliga construir la Doble Calzada de la Calle 54 (ya cobrada por valorización) y los tramos 4 y 6 de la Troncal Norte-Sur, para conectar por el occidente la meseta con el anillo vial.

Para superar el atraso vial departamental, es clave presionar la construcción de la Doble Calzada de la Ruta del Sol, entre Puerto Araujo y San Alberto, así como el dragado para la navegabilidad del Río Magdalena (suspendidos por culpa de Odebrech). También, insistir en la pavimentación del Tramo Duitama-Charalá-San Gil y nuevamente solicitarle a la ANI, la estructuración de la Doble Calzada Bucaramanga-Bogotá.

Señor Gobernador y alcaldes, obras son amores y no buenas razones. Como nunca.......SEGUIMOS EXPECTANTES.

A mis queridos lectores, les deseo un magnífico año 2021.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad