miércoles 16 de diciembre de 2020 - 12:00 AM

Fracking en Santander

Escuchar este artículo
Image
Columna de
Alberto Montoya

En mi columna del 18 de noviembre, denominada “Solicitudes al Presidente”, informé a mis lectores que había tenido la oportunidad de presentarle al señor Presidente Duque, en Cenfer y ante el equipo de gobierno que lo acompañó y de un importante grupo de santandereanos, dos tipos de solicitudes. Unas que demandaban inversión pública y otras solo su gestión e intervención para generar beneficios para nuestro departamento. La primera solicitud de gestión que le formulé fue: “Agilizar y priorizar el desarrollo de los proyectos piloto de explotación no convencional de los yacimientos de petróleo en el Magdalena Medio santandereano”. Me es satisfactorio informarles que el Presidente nos cumplió y se va a dar el milagrito.

La semana pasada el país se enteró de que el primer Proyecto Piloto de Investigación Integral (PPII) en Colombia lo realizará Ecopetrol en un sitio denominado kilómetro 8, predio La Belleza, de Puerto Wilches y se denominará “Kalé 1”. En enero del 2021 se iniciará el monitoreo ambiental para presentar ante la ANLA la solicitud de licenciamiento y se aspira a que las obras civiles y trabajos de perforación inicien en el segundo semestre del próximo año.

Conviene recordar que la Asociación Colombiana de Petróleo (ACP), luego de analizar los beneficios que traería para Colombia el desarrollo de Yacimientos no Convencionales (YNC) evidenció que el uso de esta técnica representaría la oportunidad de generar ingresos fiscales por $1,5 billones anuales en impuestos, derechos económicos contractuales, dividendos y regalías y, además, que un solo proyecto podría generar hasta cinco mil empleos, entre directos e indirectos.

Por último, es importante destacar que una comisión de científicos y especialistas nuestros monitorearán cada uno de los pasos que se den en la aplicación de esta técnica de fracturamiento hidráulico, para vigilar el cumplimiento de los más estrictos estándares ambientales. Este seguimiento científico permitirá superar objetivamente los temores de fundamentalistas apocalípticos que, sin base científica alguna, ven catástrofes por todas partes.

Para Santander, esta es una oportunidad de oro. La industria petrolera del país estará pendiente de lo que allí ocurra, dado que, en buena parte, este acontecimiento será el que garantice la seguridad energética para incrementar nuestras reservas y generar excedentes para exportar.

El Presidente nos cumplió. Señores Ecopetrol, quedamos agradecidos y expectantes.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad