miércoles 30 de noviembre de 2022 - 12:00 AM

Increíble.....pero cierto

Image
Columna de
Alberto Montoya

Santander está apostándole a promover el turismo desde diversos frentes, tanto en el área metropolitana como en numerosos municipios. Para lograrlo debemos contar con buena infraestructura vial y aeroportuaria, hotelera, variedad gastronómica, capacitación para ofrecer muy buena atención a los turistas y en fin, desarrollar múltiples campos del turismo, sobre los que se está trabajando con notables esfuerzos.

Pero, en el aeropuerto de Palonegro, puerta de entrada a Santander de fundamental importancia, existen grandes lunares de feo color que se deben solucionar con algo de voluntad. No es posible que para recoger los pasajeros que llegan, al nivel de entrega de equipajes solamente pueden ingresar los taxis y, numerosos pasajeros – entre ellos mujeres con niños y discapacitados - deben desplazarse con su equipaje, a la intemperie, por una rampa hacia el primer nivel, utilizado como sitio de llegada y salida de pasajeros, lo que genera incomodidad, congestión y caos.

La solución la tiene en sus manos la concesionaria Aeropuertos de Oriente, con un parqueadero temporal, utilizado mientras es el momento de recoger los pasajeros, incluso coordinando con los parqueaderos existentes en cercanías del aeropuerto. Esto existe en numerosos aeropuertos del mundo y quien vaya a utilizar este servicio, no podrá bajarse del vehículo, podrá permanecer sin costo durante quince minutos y en adelante, le aplican una tarifa. Soluciones existen y, sobre esta base, con una señalización en la vía subterránea (hoy sólo para taxis) pueden recoger los pasajeros en el mismo nivel de la entrega del equipaje, sin generar congestión. Los taxis, continuarán prestando el servicio, utilizando el mismo carril actual.

En cuanto al servicio aéreo, está ocurriendo algo verdaderamente inaudito. Easyfly había montado en Bucaramanga un “Hub”, una base para ofrecer muy buen servicio, con vuelos diarios a Cartagena y Barranquilla y reforzar los vuelos a Medellín, Cúcuta, Yopal y Villavicencio. Para neutralizar este avance, en febrero del presente año, Avianca estableció un vuelo a Cartagena y lo eliminaron en septiembre, una vez Easyfly había tomado la decisión de suspender los vuelos a la costa atlántica. Ahora, los pasajeros deben viajar por Bogotá con un mayor costo y empleando mucho más tiempo.

Adicionalmente, ante el éxito de Spirit con tres vuelos semanales a Fort Lauderdale, Avianca ha programado tres vuelos semanales a Miami a partir del 8 de diciembre y los suspenderá en la segunda semana de enero. Por supuesto, de por medio está el ánimo de lucro, pero también está toda una región que le ha aportado a Avianca muy buenos rendimientos económicos. Claro que, siendo Avianca una empresa extranjera, está demostrando que Santander poco o nada le importa. Si Santander progresa, habrá campo para todos.

Señores Aeropuertos de Oriente y Avianca, los santandereanos.....ESTAMOS EXPECTANTES.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad