jueves 20 de junio de 2019 - 12:00 AM

Las dificultades el Área Metropolitana

Esta nefasta y diabólica distorsión de lo público trae graves consecuencias en el desarrollo de los municipios que integran el Área Metropolitana
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Alberto Montoya

Para llegar al Distrito Metropolitano existen varios caminos señalados por la ley, pero todos tropiezan con los intereses creados de un reducido grupo de personas, que recibe beneficios por ocupar cargos públicos y una porción de su salario va para su padrino político, o son contratistas de los municipios, o son concejales con tinglado bien armado, o son parlamentarios que cuentan con armazón burocrática y política para reforzar y mantener su reelección; en fin, esta telaraña lleva a que la voluntad política sea prácticamente nula.

Para citar un solo ejemplo, hace unos 10 años, con el trabajo conjunto de la academia, algunos gremios y la Cámara de Comercio, se concretó un proyecto para presentarle al Congreso de la República, con la finalidad de obtener la aprobación del Distrito Metropolitano. Se percibía en los ciudadanos una positiva opinión hacia la integración.

Se desempeñaban como gobernador Horacio Serpa Uribe y como alcalde de Bucaramanga Fernando Vargas Mendoza, con quienes se llevó a cabo una reunión en el despacho del Gobernador, y bajo el argumento válido de ir por partes, desarrollando “hechos metropolitanos”, como integrar las direcciones de tránsito, salud, educación, se lograría un positivo avance. Días después, en la Alcaldía de Bucaramanga, con gran despliegue se firmó el documento en el que, tanto Serpa como Vargas, se comprometían a liderar y a convertir en realidad una serie de hechos metropolitanos generadores de coordinación y progreso para el área. Con el pasar del tiempo la conclusión fue... NADA, nos tomaron del pelo.

Este ejemplo es una clara muestra de la falta de voluntad política y del claro deseo de mantener el statu quo, los privilegios burocráticos y económicos de unos cuantos, muy pocos por cierto, sin importar el evidente beneficio que tendrían todos los residentes en el área.

Esta nefasta y diabólica distorsión de lo público trae graves consecuencias en el desarrollo de los municipios que integran el Área Metropolitana y se generaliza hacia los demás municipios del departamento, generando retraso en procesos de planeación y ejecución de proyectos de todo tipo que permitan un acelerado desarrollo y bienestar de los ciudadanos.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad