miércoles 14 de agosto de 2019 - 12:00 AM

¿Para donde va nuestro Santander? 2

estamos ad-portas de ganarnos el premio mayor de una súper-lotería, sin comprar el billete y tener un horizonte despejado
Image
Columna de
Alberto Montoya

En anterior columna me referí a los “dolorosos” resultados de proyectos frustrados en el pasado lustro, generando para Santander y especialmente para Barrancabermeja, un inmenso daño económico y social. Los cuatro fueron: 1) El PMRB, 2) La Ruta del Sol, 3) La Navegabilidad del Magdalena y 4) la doble calzada Yuma. La inversión habría sido de $ 17 billones de pesos, lo que equivaldría a invertir $10 mil millones de pesos diarios, durante cinco años.

En recientes informes de la Asociación Colombiana de Petróleo, ACP, y la revista Semana, a Colombia se le están agotando las reservas de “Yacimientos Convencionales”, lo que significa una seria amenaza para la autosuficiencia energética. En seis años tendríamos una verdadera emergencia económica y dejaríamos de ser un País viable, pues no exportaríamos 20.000 millones de dólares en crudo y el Tesoro Nacional dejaría de recibir 30 billones de pesos al año, por concepto de impuestos, dividendos y regalías de Ecopetrol; además, tendríamos que importar crudo para el consumo nacional, con un costo de 50 billones de pesos. Negro panorama.

Ahora, estamos ad-portas de ganarnos el premio mayor de una súper-lotería, sin comprar el billete y tener un horizonte despejado. Me explico: si se aprueba el desarrollo de los YNC, yacimientos no convencionales, con la utilización del Fraking, las reservas actuales se incrementarían entre 2 y 6 veces y el Estado recibiría 1.5 billones de pesos adicionales anuales, como mínimo, mas la generación de 5.000 empleos.

Según la ACP, la experiencia de décadas de trabajo del uso del Fraking en Canadá, Argentina y Reino Unido, entre otros, ha servido para mejorar tecnologías y prácticas operacionales orientadas a mitigar los riesgos de esta actividad de explotación y en la normatividad vigente en Colombia, ya se han recogido estos altos estándares, para asegurar el impecable manejo de nuestros recursos naturales. ¿ Y por qué la lotería? Porque los YNC están en Santander.

La utilización del Fraking, generará un impacto mayor al ocurrido hace 68 años, cuando nació Ecopetrol y de nosotros dependerá convertirlo en “gozosos”. Sin duda: EL FUTURO DE SANTANDER ES POSITIVO. Viene mas.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad