viernes 24 de mayo de 2019 - 12:00 AM

Metro

...pensar en un metro para Bucaramanga que use la infraestructura existente en las paradas de Metrolínea sería una opción pertinente para los problemas de tráfico...

Metrolínea fue una pésima idea del gobierno nacional para renovar las ciudades capitales en Colombia, como toda idea creada en Bogotá e impuesta en las regiones fracasó. En Bucaramanga los responsables de esos errores que aún pagamos todos son Honorio Galvis y Fernando Vargas, que nos dejaron unos pésimos contratos firmados con unos operadores incompetentes que prestan el torturante servicio que miles de personas sufren día a día, sin ninguna esperanza en el corto plazo de una solución.

Esto de ahora no es más que la consecuencia de esos gobiernos de atrás, y cada vez que se suba a un bus recuerde bien el nombre de los responsables. Sin embargo, es tiempo de pensar qué vamos a hacer, seguir en manos de operadores mañosos con incapacidad financiera de renovar la flota de vehículos desgastados, que se caen por pedazos ante el paso ineludible de los años.

Ahora es tiempo de volver a soñar nuevas ideas, pensar en un metro para Bucaramanga que use la infraestructura existente en las paradas de Metrolínea sería una opción pertinente para los problemas de tráfico y garantizaría la integración de los municipios del área metropolitana.

Así mismo implicaría que el actual sistema masivo de transporte funcionara junto con sus portales de manera complementaria, olvidándonos por completo de los buses tradicionales que saturan vías como la carrera 33, y desincentivaría el uso de vehículos particulares si se prueba la eficiencia de las rutas.

Unas décadas atrás en Santander teníamos soñadores como Pedro María Buitrago, quien nos enseñó con Forjas de Colombia que la industria pesada era posible en nuestra región, podemos creer que somos capaces de crear soluciones novedosas, verdaderos desafíos que nos inviten a transformar a Bucaramanga para el futuro. Tenemos que romper con el enanismo de las soluciones, con la timidez que nos lleva a creer que no somos capaces, debemos evitar repetir desastres como el Portal de “Papi Quiero Piña”, tirado en el abandono por la ineptitud, sin embargo ya es tiempo de pensar el siguiente paso, es tiempo de pensar en el futuro de la ciudad.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad