viernes 05 de julio de 2019 - 12:00 AM

Neomundo

negociantes tradicionales de la política local encontraron en el Centro de Convenciones su lugar predilecto para hacer sus eventos pomposos,
Escuchar este artículo

En 1999, con un exceso de optimismo, se creó el Parque Interactivo de Ciencia y Tecnología de Bucaramanga-Neomundo-. Hoy día, la decadencia propia de los proyectos mal administrados se dedican, desde la celebración de 15 años, hasta eventos de magia. Un proyecto que podría estar transformando la realidad de innovadores y académicos, se usa de forma absurda como un salón de eventos y sin valor agregado.

Un segundo proyecto se alza en la parte posterior de Neomundo, el Centro de Convenciones, que desde ya amenaza con convertirse en otro costoso fracaso, pagado con plata pública; y está tan mal planificado, que además de los costos adicionales aún le falta el mobiliario adecuado para funcionar.

Sin embargo, como si se tratara de un ecosistema ideal, negociantes tradicionales de la política local encontraron en el Centro de Convenciones su lugar predilecto para hacer sus eventos pomposos, derrochadores y clientelistas; así se estrenaron Claudia Lucero López y Jaime Andrés Beltrán, mostrándose quién es capaz de llenar más el auditorio.

Neomundo se necesita en la ciudad funcionando como “Ruta N” en Medellín, con un Fondo de Capital de Riesgo dispuesto a financiar empresarios con potencial, y nunca debió convertir el espacio para la feria de útiles escolares. Así mismo el Centro de Convenciones, una obra faraónica pensada a partir de la especulación y no de una planeación real sobre el flujo de caja proyectado para la sostenibilidad de esta inversión.

Ahora nos toca sacar adelante Neomundo, evitando que los bandidos vuelvan, porque ese camino nos llevará a seguir usando la edificación para el Reinado de la Piña, y no para crear ciencia. Llevar al Centro de Convenciones a tener el Congreso de Pediatría, y no a dos políticos tradicionales haciendo lo mismo de siempre, arrastrando gente a eventos sin sentido y sin contenido cierto que transforme el fondo de la sociedad.

Dicen que se aprende por saturación. Ojalá en Bucaramanga no quieran repetir la fórmula del Partido Liberal y de sus exintegrantes.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad