viernes 17 de mayo de 2019 - 12:00 AM

Peores

Nos libramos de Néstor Humberto Martínez, un abogado mercader de la justicia que plagado de escándalos se despide de una entidad a la que le hizo más daño que bien. Su persecución a la Justicia Especial para la Paz no se trató nunca de algo estructural, tampoco se trató de la defensa de honorables tesis académicas sobre el derecho, se trató de una cortina de humo que le resultó útil para maquillar sus propias culpas, aquellas que perjudican a lo más alto de la sociedad colombiana.

El poder del Fiscal General de la Nación no es poca cosa, tiene la potestad de librar la cruzada anticorrupción a la que decidió renunciar hace mucho tiempo, y por eso investigaciones como aquellas que cursan contra Richard Aguilar y otros tantos famosos duermen el sueño de los justos, nunca se conocen los resultados y terminan siendo archivadas o prescritas las causas criminales.

Ahora, el temor que surge a simple vista es la terna que un presidente como Iván Duque pueda conformar para reemplazar a Martínez Neira, nombres como Iván Cancino empiezan a sonar y esto es un motivo de preocupación por la simple razón que nuevamente el país tendría a un Fiscal de bolsillo.

La lucha contra la corrupción en la que estamos todos se estropea cuando la entidad llamada a perseguirla está alineada con un gobierno que no ofrece un compromiso claro en esta materia, en especial con la presión a magistrados y jueces que no comen cuento a las presiones y que dependen de la Fiscalía para acusar y castigar a los bandidos que abusan de lo público.

Recuerden que el pilar más firme para el buen gobierno es la recta administración de justicia, y Colombia no se ha destacado nunca por la eficiencia y contundencia en esta materia. Nuevamente tendremos una justicia que se cae a pedazos, con un Sistema Penal Acusatorio deslegitimado y en permanente crisis, con una ausencia de total confianza en las instituciones y mientras matan líderes sociales los fiscales están ocupados protegiendo a los poderosos y perpetuando la impunidad.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad