viernes 15 de febrero de 2019 - 12:00 AM

Límite a las redes sociales

Escuchar este artículo
Image
Columna de
Alejandro Guzmán

Esta afirmación, que ya se ha popularizado en redes sociales, y desde hace unos días ha cobrado más vigencia debido a los mensajes que varios protagonistas de la “twitosfera” nacional se han encargado de posicionarla. Como el reciente caso del exdirector del Servicio de Televisión de la Presidencia de la República, el del exfuncionario de la Superintendencia de Notariado y Registro, y algunos community managers que manejan cuentas de redes de personajes de la vida nacional.

Con estos antecedentes se vuelve abrir la discusión del manejo de la información en las redes sociales, y la responsabilidad que esto conlleva. Y lo más delicado es que si este tipo de opiniones se originan desde los canales digitales de servidores públicos. Desde su concepción, los medios sociales se crearon para la difusión personal de información, de ahí prima que todo este contenido se publica con el pleno consentimiento de su autor y se difunde en su círculo de amistades.

Ahora, el escenario cambia cuando se generan “trinos” desde cuentas oficiales y las de sus funcionarios, los cuales representan una institución. El debate se genera si para hablar de la gestión de la entidad el autor se pone la camiseta de funcionario; y para opinar de cualquier tema o salir apasionadamente a escribir de una situación con la que no está de acuerdo y hasta ofende con sus palabras, se pone la camiseta de “opinador”.

Es tal el alcance de estos temas que ya llegó hasta la Corte Constitucional, donde esta semana la presidenta del alto tribunal, Gloria Stella Ortíz, citó para el 28 de febrero una audiencia con el objetivo de conocer las diferentes concepciones sobre el manejo de la información en estas plataformas. A esta convocatoria están invitados representantes de Google y Facebook.

Para la Corte se deben analizar las facultades de quienes administran estas plataformas, para que no haya una “concentración de poder peligrosa” que atente contra los derechos al buen nombre, a la intimidad y a la dignidad, entre otros.

Es importante reflexionar sobre el alcance que tiene la información que se maneja en las redes sociales, y que cuando se vaya a lanzar un trino hay que ser consciente de la responsabilidad del mismo. Recuerde lo que dice que refrán ajustado a la vida digital: “Dime lo que trinas y te diré quien eres”.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad