jueves 31 de octubre de 2019 - 12:00 AM

Balance electoral

Cárdenas deberá dejar atrás la pugnacidad de su mentor para construir consensos con un Concejo, que también se renovó
Escuchar este artículo

Nuevamente las principales encuestadoras se pifiaron y explicaciones como las del Gerente de Invamer, solo aumentan las dudas. El expresidente Uribe perdió en Medellín, Cali y Bogotá. Pero también en Córdoba su segunda casa; en Huila, Sucre y en Cartagena donde se quemó con el exministro y excanciller Fernando Araújo. Comentario aparte merece su derrota en San Gil, en donde había dejado colgado a ‘Chucho Villar’ para apoyar a la excongresista Lina Barrera.

Estas elecciones, en las que aumentó la participación y también el voto en blanco, revelaron liderazgos frescos como los de Daniel Quintero en Medellín, quien derrotó al hijo del exgobernador y exsenador Luis Alfredo Ramos, vinculado a la parapolítica, y confirmaron otros; es el caso de Carlos Caicedo, exalcalde de Santa Marta, y nuevo Gobernador del Magdalena.

Así mismo, mientras políticos cuestionados como Jair Acuña, o el ‘Mello’ Cotes fueron castigados por las urnas, otros como Vicente Blel y Mauricio Aguilar, a pesar de sus antecedentes y recientes escándalos, conquistaron las gobernaciones de Bolívar y Santander.

La proliferación de los coavales dejó, así mismo, preguntas sobre la responsabilidad de las organizaciones políticas; mientras el partido Farc, lejos de tomarse el país como hasta hace poco vaticinaban algunos, solo ganaron las alcaldías de Guapi y Turbaco.

En el área metropolitana los candidatos cercanos a los actuales mandatarios salieron airosos, a excepción de Piedecuesta; al tiempo que en Bucaramanga, sorprendió la amplia ventaja de Juan Carlos Cárdenas, quien, sin embargo, deberá dejar atrás la pugnacidad de su mentor para construir consensos con un Concejo, que también se renovó, aunque se perdieron credenciales de sectores minoritarios como las de John Claro y Jorge Flórez, este último destacado por su seriedad en el ejercicio del control político.

Más sombras que luces nos dejan unas elecciones en las triunfó el personalismo y la ambigüedad ideológica de outsiders, que ahora tienen la responsabilidad de demostrar que pueden ir más allá de surfear sobre el desprestigio de los políticos y los partidos.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad