jueves 18 de julio de 2019 - 12:00 AM

Ciclorrutas

Ojalá los cálculos electoreros no nos impidan entender que la movilidad sostenible es un asunto apremiante y central del debate político

De acuerdo con un informe publicado por la ONU, la contaminación del aire es una de las razones que harán inhabitable el planeta en menos de 30 años. Este estudio presentado en Nairobi, en el que participaron científicos de 70 países, advierte que el principal problema frente a la degradación ambiental no es la falta de tecnología o de recursos; sino la ausencia entre dirigentes políticos y económicos, lo mismo que entre los ciudadanos, de un compromiso con la sostenibilidad.

Si continuamos dependiendo de combustibles fósiles, la temperatura planetaria aumentará por lo menos 3°C, superando las conservadoras metas del Acuerdo de París, causando millones de muertes por inundaciones y sequias; fenómenos que ya empezamos a padecer en Colombia; no en vano, el país está clasificado como un caso de alta vulnerabilidad climática.

Uno de los cambios urgentes apunta a reducir el uso del automóvil, responsable de contaminantes como el ozono troposférico, que en concentraciones superiores a 180 microgramos por metro cúbico causa desde irritación en los ojos, hasta graves enfermedades cardiopulmonares.

Por ello, el uso de las bicicletas está siendo incentivado en todo el mundo, en Europa por ejemplo, “EuroVelo” contempla una red de ciclovías que alcanzará los 66.000 km en 2020. Mientras ciudades latinoamericanas como Rosario, Buenos Aires, Santiago, Sao Pulo y Bogotá demuestran que la construcción de infraestructura ciclista aumenta el uso de este medio de transporte, especialmente, para distancias cortas.

La apuesta de la Alcaldía de Bucaramanga para que la ciudad cuente con 20 kilómetros de ciclorrutas aunque está lejos de los 392 km de Bogotá o los 270 km de Sao Paulo, es un “pedalazo” trascendental que beneficiará la salud, la movilidad, la productividad y el medio ambiente.

Se nos está acabando el tiempo para entender que la ciudad debe ser para la gente y no para los carros.

Ojalá los cálculos electoreros no nos impidan entender que la movilidad sostenible es un asunto apremiante y central del debate político y de las políticas públicas.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad