jueves 06 de junio de 2019 - 12:00 AM

El Canciller en Rusia

Escuchar este artículo

Colombia ha bajado el tono frente a Venezuela coincidiendo con las negociaciones que se adelantan en Noruega con la participación del Grupo Internacional de Contacto. Sin embargo, la visita del Canciller colombiano a Rusia para presidir la VII Comisión Intergubernamental y participar en el Foro Internacional Económico de San Petersburgo, sorprende considerando las recientes tensiones entre los dos países y la sonada carta de advertencia de parte de autoridades rusas.

En las fotos del encuentro de los dos Cancilleres el jefe de la diplomacia colombina exhibe una sonrisa de oreja a oreja, como si estuviera estrechando la mano de Guido o de alguno de sus homólogos del Grupo de Lima, que contrasta con el rostro severo de Lavrov y con los resultados de una reunión que solo arrojó coincidencias retoricas sobre una solución pacífica en Venezuela y anuncios sobre compra de armas rusas por parte de Colombia rápidamente desmentidos por el Canciller Trujillo.

Con este acercamiento el gobierno Duque busca mayores inversiones rusas para potenciar un intercambio que en 2018 alcanzó los US$413 millones; pero principalmente, intenta mantener su protagonismo internacional en el tema Venezuela ante el fracaso de su “cerco diplomático”, buscando, también, que algún avance en su principal promesa en política exterior: sacar a Maduro del poder, lo redima de su creciente debilidad interna. Rusia por su parte, podría capitalizar la coyuntura para fortalecer su influencia en la crisis regional buscando ganar la confianza de las partes; de allí los rumores sobre el retiro parcial de su personal militar en Venezuela y sobre la negociación de armamentos con Colombia.

En el caso de que esta maniobra diplomática del gobierno colombiano no haya sido consultada con Washington además de resultados inciertos, podría incluso tener costos frente al gobierno Trump paranoico con la influencia de otras potencias en su “patio trasero”, y a quien no debe hacer gracia que su “aliado” más obediente en Suramérica busque acercamientos con Rusia por tímidos que estos sean.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad