jueves 20 de junio de 2019 - 12:00 AM

El “duquecito” mentiroso

la pasión ambientalista del doctor Duque no se corrobora en la práctica, basta ver su política energética, que le apuesta al fracking
Escuchar este artículo

Al reunirse con el príncipe Carlos como parte de su visita a Inglaterra, el presidente Duque dijo ser un apasionado de la protección ambiental. Y es que desde la campaña el primer mandatario ha venido repitiendo su famoso: “Producir conservando y el conservar produciendo”.

Paralelamente, el tema se incluyó en el Plan de Desarrollo y en la Política de Seguridad según la cual la protección del agua, la biodiversidad y el medio ambiente son asuntos de seguridad nacional. Hasta ahí todo bien, sobre todo en momentos en que el país sufre los rigores de la deforestación y el cambio climático; basta ver los estragos en el Meta por los derrumbes de la vía al llano.

Sin embargo, y como sucede con un gobierno que en el exterior dice estar comprometido con la protección de los excombatientes mientras estos siguen siendo asesinados en los territorios sin que nadie se inmute, la pasión ambientalista del doctor Duque no se corrobora en la práctica, basta ver su política energética, que le apuesta fundamentalmente al fracking, incumpliendo su promesa de campaña, y a la megaminería, esto último con terribles impactos humanos y ambientales en nuestra región de otorgarse licencia al proyecto de Minesa, en el páramo de Santurbán.

Otro aspecto problemático es su obstinación de volver a la vieja y fallida receta de combatir el narcotráfico envenenando nuestras poblaciones, aguas y bosques con glifosato, que según el inefable Ministro de Defensa volvería con todos los fierros en julio, afectando regiones de extraordinaria biodiversidad como el Catatumbo nortesantandereano.

Las descomunales mentiras del Presidente en sus giras internacionales son una constante desde el inicio de su gobierno, recordemos que en su primer discurso en la ONU dijo inspirarse en el legado de Mandela, cuando para nadie es un secreto que no solo no cree en la Paz, sino que sus decisiones han agravado los obstáculos para la implantación y esto incluye su cuestionable pasión por el medio ambiente.

Adenda: Viaja mucho al extranjero el Presidente del gobierno austero.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad