jueves 02 de enero de 2020 - 12:00 AM

El sueño del pibe

Como las más de ocho millones de anónimas víctimas que hay en Colombia, (Juan Fernando Quintero) necesita conocer la verdad y que su dolor sea dignificado y reparado por el Estado y la sociedad.
Escuchar este artículo

Este tango de Reinaldo Yiso, del que incluso habría una versión colombiana cantada por Ovidio Barreiro en la que se mencionan ídolos del Medellín como “Panelo” Valencia y Juan Carlos Letelier, es tal vez el más popular de cuanto utilizan el fútbol como metáfora de la vida. En uno de sus techos dice: “Dormía el muchacho y tuvo esa noche el sueño más lindo que pudo tener. El estadio lleno, glorioso domingo por fin en primera lo iban a ver”.

En el caso de Juan Fernando Quintero, ídolo de River y de la selección, su sueño ya no es vestir la camiseta de un club grande o jugar en primera para delirio de los hinchas y alegría de su mamá. Para Quintero, nacido en un país en donde el número de desaparecidos casi triplica el total de las dictaduras de Brasil, Argentina y Chile, el sueño hoy es tener noticias de su papá, desaparecido hace más de 24 años cuando prestaba servicio militar.

Lo último que se supo de Jaime Enrique Quintero Cano, quien llegó a entrenar en las inferiores de Nacional y de quien dicen que “Juanfer” heredó su magia, es que fue trasladado de la Brigada 17 en Carepa, Antioquia, a la IV Brigada en Medellín, por orden del entonces capitán Eduardo Zapateiro Altamiranda, con quien el joven recluta había tenido un altercado.

A raíz del nombramiento de Zapateiro como Comandante del Ejército por el presidente, Quintero ha tenido el valor de hacer público su sufrimiento y de exigir al general su “derecho” a “saber lo que pasó. Como las más de ocho millones de anónimas víctimas que hay en Colombia, necesita conocer la verdad y que su dolor sea dignificado y reparado por el Estado y la sociedad. Ojalá el encuentro con el general se concrete. El esclareciendo de lo sucedido en este caso, es un desafío apremiante para el tropero comandante cartagenero y para un Ejército ensombrecido por los “falsos positivos”.

Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad