jueves 08 de agosto de 2019 - 12:00 AM

En peligro de extinción

Según un reporte de Global Witness, Colombia fue en 2018 y por segunda vez desde 2016, subcampeón mundial en el asesinato de líderes ambientales con 24 víctimas de un total de 164.
Escuchar este artículo

Las declaraciones del Alcalde de Cali, Mauricio Armitage, quien recientemente comparó la defensa del medio ambiente con el terrorismo son graves, considerando la ola de violencia en contra de los líderes sociales que el gobierno nacional ha sido incapaz de frenar, aunque diga que la redujo un 35%. Semejante insinuación es un desconocimiento de la democracia y una irresponsabilidad en un país en donde ni la ganadora del “Nobel del medio ambiente” Francia Márquez, escapa de los atentados y las amenazas.

La situación de los ambientalistas colombianos es tan grave que de los 480 asesinatos de líderes sociales ocurridos desde la firma del Acuerdo de Paz, 20% se cometieron en contra de aquellos.

Y es que, según un reporte de Global Witness, Colombia fue en 2018 y por segunda vez desde 2016, subcampeón mundial en el asesinato de líderes ambientales con 24 víctimas de un total de 164 quienes en su mayoría se oponían a proyectos mineros. Nuestro país solo está detrás de la Filipinas de Duterte con 30 casos y supera al Brasil de Bolsonaro con 20. Mientras, países como India, Guatemala y Venezuela registran 23, 16 y 3 casos, respectivamente.

Volviendo a las palabras del alcalde caleño, estas confirman lo señalado por la relatora especial de la ONU para los derechos de los Pueblos indígenas, quien advierte sobre la criminalización en todo el mundo de personas y comunidades comprometidas con la defensa de la tierra, los bosques y el agua, a través de arrestos arbitrarios, chuzadas y estigmatizaciones.

El tema tiene relevancia regional considerando el trabajo de diversos sectores y organizaciones sociales, liderando el debate público e informando a la comunidad santandereana sobre la necesidad de movilizarse dentro de los causes constitucionales para preservar de la megaminería el ecosistema de alta montaña de Santurbán; un tesoro que nos abastece de agua a más de dos millones de personas.

Adenda: Alcalde Hernández, ninguna causa por elevada que sea justifica el irrespeto sistemático a la dignidad de la mujer.

Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad