jueves 05 de diciembre de 2019 - 12:00 AM

Fujimori libre

La here-dera del an-ciano expre-sidente sabe que la manera en que quede conformado el Congreso será determi-nante para sus ambiciones
Escuchar este artículo

La historia política reciente del Perú tiene muchos paralelos con Colombia. En ambos países se han combinado de modo trágico: insurgencia, narcotráfico, corrupción política, ortodoxia macroeconómica y alineamiento a Washington. Por eso, lo que pasa con los Fujimori no solo es importante para estar al corriente de la política peruana sino para iluminar nuestra propia realidad.

En el caso de Keiko, la decisión del Tribunal Constitucional que puso fin a su prisión preventiva no solo ha sido polémica en términos judiciales, sino que nos retrotrae a la crisis política de hace unos meses, cuando el presidente Vizcarra cerró el Congreso, de mayoría fujimorista.

En el centro de este conflicto estaba la designación de magistrados de este alto tribunal, el mismo que terminó concediéndole el hábeas corpus en apretada votación de 4 a 3.

Keiko, a quien su padre condenado por las masacres de Barrios Altos y La Cantuta, hace poco le pidió perdón por haberla metido en la política https://larepublica.pe/politica/1349769-keiko-fujimori-alberto-fujimori-pide-perdon-hija-haberla-metido-politica/, es investigada por dineros turbios no solo de Odebrech, sino de importantes empresarios peruanos, para sus campañas de 2011 y 2016. Tras ser excarcelada, su estrategia es influir en su partido, el derechista Fuerza Popular, no solo en las elecciones legislativas de enero, sino en la posición que este tomará frente al gobierno Vizcarra.

La heredera del anciano expresidente sabe que la manera en que quede conformado el Congreso será determinante para sus ambiciones presidenciales en 2021 y que la virtud de un candidato no es prerrequisito para su éxito electoral. Además, sus líos con la justicia le han permitido victimizarse, como hasta ahora, para luego presentarse como candidata “antiestablishment”.

Mientras tanto, Keiko seguirá apostándole a conducir la lista de su desprestigiado partido en donde hay más de una oveja negra, a las elecciones del 26 de enero y a zanjar la disputa enconada que tiene con su hermano Kenji por el “legado” de su padre.

De esto dependerá el rumbo de su carrera y el futuro de la política peruana.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad