jueves 28 de julio de 2022 - 12:00 AM

Iván Velásquez: El cambio en defensa

Dicen que en el fútbol la mejor defensa es un buen ataque. Y esto mismo puede decirse de la audaz decisión del Presidente Petro de poner a Iván Velásquez en el ministerio de Defensa, un peso pesado para enfrentar la corrupción y las violaciones de DDHH que hoy ensombrecen a las FFAA.

Es una jugada audaz porque durante todos estos meses el vociferante general Zapateiro se ha encargado de alimentar las suspicacias sobre la obediencia de los militares a su nuevo comandante en jefe. Pero también, porque en la tradición de subordinación y autonomía que caracteriza, las relaciones entre poder civil y militar en Colombia, no vivíamos una coyuntura tan inquietante desde cuando Cesar Gaviria nombró a Rafael Pardo como el primer ministro de defensa civil.

El ministro designado es ampliamente conocido en el país por su papel clave en la investigación de la “parapolítica” que lo enfrentó al entonces presidente de la Sala Penal de la Corte Suprema Leonidas Bustos prófugo de la justicia por el “cartel de la toga” y al presidente Álvaro Uribe. Estas investigaciones desencadenaron las “chuzadas del DAS” que utilizaron ilegalmente la inteligencia del Estado por parte del gobierno para hacer interceptaciones y montajes en contra de periodistas, magistrados y congresista de oposición.

Pero Iván Velásquez llega al MinDefensa después de dirigir durante 4 años la Comisión Internacional contra la impunidad en Guatemala CICIG en donde en ejercicio de un mandato de la ONU, puso tras las rejas al expresidente Pérez Molina, su vicepresidenta, y siete ministros. al igual que al hijo del entonces Presidente Jimmy Morales.

Velásquez acostumbrado desde los tiempos de Pablo Escobar a lidiar con peligrosos entramados de políticos, empresarios y militares corruptos, llega al sector defensa para poner orden en cuestiones como el respeto a los DDHH, los gastos reservados, el aparto de inteligencia y las compras desde medicamentos hasta raciones de campaña. Ojalá como en los tiempos de la CICIG los resultados de su gestión se vean pronto para que tengamos un sector defensa más transparente, profesional y respetuoso de la democracia y para que a los ciudadanos no les quepa duda que el cambio es en serio.

politicainternacional1648@gmail.com

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad