jueves 16 de mayo de 2019 - 12:00 AM

“Mi Presidente Trump”

El afán de protagonismo de la Vicepresidenta Marta Lucia Ramírez y su incoherencia me recuerdan al inefable exvicepresidente Angelino Garzón. Un día Ramírez habla de empoderamiento femenino y al otro, no tiene reparo en desautorizar al Canciller con tal de defender a Alejandro Ordoñez, uno de los políticos que más ha perseguido los derechos de la mujer en este país.

Por otra parte, Ramírez parece no haberse curado aun del misterioso mal que últimamente aqueja a los altos funcionarios del gobierno quienes sin razón aparente suelen confundir el nombre del actual presidente de Colombia. Digo esto porque en su reciente gira por Estados Unidos durante una entrevista, la Vicepresidenta incurrió en una especie de acto fallido político al referirse a Donald Trump como su “presidente”.

Este episodio y su irracional defensa del glifosato ilustran dos rasgos característicos de nuestras clases dirigentes. En primer lugar, su actitud genuflexa frente a Estados Unidos que se remonta las épocas de Mariano Ospina Rodríguez fundador del partido de “Martuchis” y que desde el gobierno de Marco Fidel Suarez encorsetó nuestra timorata política exterior bajo el dogma de la Estrella Polar. El otro aspecto, es su indiferencia con el país profundo principalmente, con aquellas regiones más empobrecidas que son también, las más golpeadas por la violencia y el narcotráfico. Poco parecen importarle a la Vicepresidenta las tres condenas contra Monsanto por uso del Glifosato en EEUU pues con tal de congraciarse con Trump, es capaz de convertir el veneno en agua.

Tristemente, la conmemoración del Bicentenario solo se queda en los discursos de un gobierno cuyas decisiones confirman que la irresponsable venalidad de nuestros dirigentes ha sido el principal obstáculo para que Colombia se consolide como nación y se afirme internacionalmente con la autonomía necesaria para promover sus intereses.

Adenda: Olvida el Presidente Duque, tan preocupado con Venezuela, que su silencio frente a las inadmisibles presiones norteamericanas sobre el Poder Judicial atenta contra nuestra precaria Democracia.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad