jueves 08 de abril de 2021 - 12:00 AM

Palestina, entre la ocupación y la pandemia

Mucho se habla del éxito israelí en la vacunación de su población, pero poco se dice sobre el flagrante incumplimiento de sus obligaciones como potencia ocupante
Escuchar este artículo

Durante más de cincuenta años el pueblo palestino ha sufrido la ocupación ilegal de su territorio por parte de Israel y la sistemática violación de todos sus derechos. Por esto el “apartheid” sanitario que el Estado sionista impone a casi cinco millones de palestinos, en plena pandemia, es solo uno más de sus crueles abusos.

Mucho se habla del éxito israelí en la vacunación de su población, pero poco se dice sobre el flagrante incumplimiento de sus obligaciones como potencia ocupante, según el derecho internacional, en lo relativo a garantizar a la población palestina de Gaza y Cisjordania, servicios hospitalarios, vacunas contra la COVID-19 y medidas para prevenir nuevos contagios.

Aunque Israel comenzó desde diciembre la vacunación de sus 9 millones de ciudadanos entre los que se cuentan 600 mil colonos en 256 asentamientos ilegales, solo hasta finales de febrero y en medio de críticas de organizaciones de derechos humanos, entregó una minúscula cantidad de vacunas para personal sanitario en Palestina. Esa misma criticas forzaron a Tel Aviv a levantar transitoriamente el inhumano bloqueo a Gaza, permitiendo la entrada de 60 mil dosis cedidas por Emiratos Árabes, pero insuficientes para inmunizar a 2 millones de personas.

A comienzos de 2021 la pandemia había contagiado a más de 159 mil palestinos y matado a 1.600 y hoy en pleno tercer pico, este país como muchos otros, enfrenta las consecuencias de la llegada tardía y a cuenta gotas de vacunas. Ciudades palestinas como Ramala y Hebrón muestran un dramático aumento de los enfermos graves por variantes del virus; un número insuficiente de camas UCI y personal médico sobrecargado. Mientras las autoridades palestinas están desbordadas por la emergencia y dependen de la ayuda internacional vía COVAX o Médicos Sin Fronteras.

Si el pueblo palestino enfrenta hoy los devastadores impactos de la COVID-19 no es debido a un atavismo cultural que lo lleva a irrespetar el distanciamiento social y el uso de tapabocas, sino a la sistemática discriminación de las autoridades israelíes a quienes recientemente la Corte Penal Internacional abrió una investigación por crímenes de guerra anteriores a la pandemia y cometidos en el marco de su condenable ocupación.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad