jueves 06 de octubre de 2022 - 12:00 AM

¿Qué quiere Corea del Norte?

El lanzamiento este martes por parte de Corea del Norte de un misil balístico que sobrevoló el norte de Japón generó pánico entre los japoneses e inquietud mundial. En realidad, este fue el octavo lanzamiento efectuado por el régimen de Kim Jong-un en poco más de una semana, en el contexto de la visita de la vicepresidente de Estados Unidos Kamala Harris a Corea del Sur y de los ejercicio militares conjuntos ejecutados entre Japón, Corea del Sur y Estados Unidos.

No hace mucho el gobierno norcoreano anunció una ley que declara a este país como un Estado con armas nucleares. De hecho, desde comienzos de este año Corea del Norte retomó los ensayos de misiles volviendo a ocupar las primeras planas de la prensa internacional, como en 2017 cuando Donald Trump amenazó a ese país con “fuego y furia” con base en informes de inteligencia que la acusaban de haber logrado producir una cabeza nuclear para sus misiles balísticos. Luego vendrían las teatrales pero improductivas cumbres entre Trump y Kim Jong-un en Singapur en 2018; Hanoi y en la zona desmilitarizada entre las dos Coreas en febrero y junio de 2019 respectivamente.

Actualmente, Corea del Norte parece mejorar su arsenal nuclear. Es así como el proyectil lanzado este martes alcanzó la mayor distancia hasta la fecha con alrededor de 4600 kms. Todo indica que las intenciones actuales de los norcoreanos van más allá de llamar la atención de sus vecinos surcoreanos y japoneses y de los Estados Unidos para conseguir dividendos diplomáticos.

Desde 2020 Corea del Norte modificó los principios de su política nuclear para desarrollar misiles del corto y largo alcance en el marco como una reacción a la política militar de con sus vecinos surcoreanos empeñados en derrumbar el liderato norcoreano. Es así como Corea del Norte ha oficializado su voluntad irreversible de ser un régimen nuclear e incluso de emplear armamento nuclear de manera preventiva para garantizar su seguridad.

Las acciones de Kim Jong-un no son una suerte de circo político sino la consecuencia de la feroz carrera armamentista que actualmente tiene lugar en la península de Corea sacudida por una preocupante inestabilidad estratégica que agrega otro punto de tensión al actual escenario internacional.

politicainternacional1648@gmail.com

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad