jueves 07 de julio de 2022 - 12:00 AM

Una OTAN fuerte y una Europa débil

La declaración de la reciente cumbre la OTAN en Madrid muestra la paradoja de una OTAN más unida y beligerante, pero al mismo tiempo de una Europa más dependiente.

En esta cumbre, Biden celebró la voluntad de Suecia y Finlandia, a las que describió como dos democracias sólidas con ejércitos bien armados, de ingresar a la organización. Mientras el Secretario General Jens Stoltemberg, reiteró sus promesas de protección para los dos países nórdicos en caso de retaliaciones rusas.

En Madrid también se confirmó la decisión de continuar aumentando el gasto armamentístico en Alemania, Francia y Reino Unido a pesar que estos 3 países junto a Italia, cuadruplican el gasto militar de Moscú. Y en un contexto en que Europa enfrenta una emergencia social con creciente desempleo e inflación para no hablar de la crisis energética.

La cumbre de Madrid muestra una OTAN que se encamina hacia la prioridad estratégica de Estados Unidos: contener a China; estrategia en la que los europeos asumen los costos económicos de su “seguridad” algo que paradójicamente soñaba Trump.

El escenario estratégico en el que Rusia consolida su dominio militar en la región ucraniana de Lugansk buscando afianzar sus posiciones en Donetsk, sirvió para que los socios de la OTAN mantuvieran su decisión de seguir armando a Ucrania pero también para profundizar la subordinación del modelo de seguridad europeo que está cada vez más lejos de ser un impulsor creíble de la paz, el desarrollo, la justicia social y ambiental por no entender que la principal amenaza internacional no son los migrantes sino las disputas imperiales por recursos en una fase de declive relativo de los Estados Unidos.

El alineamiento europeo frente a Washington no le permite ver que la gran amenaza a la paz internacional no viene de Rusia o China sino de su miopía para entender y adaptarse como factor de estabilidad, al nuevo orden internacional que está emergiendo más allá de su insistencia por aferraste al pasado.

politicainternacional1648@gmail.com

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad