jueves 26 de septiembre de 2019 - 12:00 AM

Vamos mal

Lamentablemente, la crisis ambiental y la falta de liderazgo político también está presente a nivel local... Mientras tanto, los principales candidatos a las alcaldías metropolitanas siguen como si nada
Escuchar este artículo

El calor extremo y la escasez de agua puede hacer inhabitable el convulsionado Medio Oriente; muchas ciudades chinas sufren los efectos de la contaminación del aire; en Italia, donde el verano es ahora más seco y caluroso, el hielo de los Alpes se derrite y las pérdidas por desastres naturales son millonarias; los páramos colombianos, esos frágiles ecosistemas de donde sale el agua que tomamos todos, están amenazados y la Amazonía se consume por la demencial codicia del gobierno brasileño.

Estamos peor que en 2015 cuando se celebró el Acuerdo de París, no solo porque la UE, India, China y EUA han incumplido las modestas metas de reducción de emisiones contaminantes, sino porque el mundo padece hoy dirigentes tóxicos como Trump y Bolsonaro empeñados en negar la evidencia científica. El vacío político para enfrentar el cambio climático ha obligado a que jóvenes como Greta Thunberg irrumpan en la escena internacional. Su clamor en la Cumbre del Clima de la ONU coincide con el trabajo de líderes en regiones como Latinoamérica, quienes, arriesgando sus vidas, buscan desde activar un cambio de mentalidad en la sociedad hasta que sus gobiernos contengan los voraces apetitos de multinacionales mineras y petroleras.

Lamentablemente, la crisis ambiental y la falta de liderazgo político también está presente a nivel local. El último informe de Bucaramanga Cómo Vamos dice que la proliferación de carros y motos esta envenenando el aire que respiramos; que Bucaramanga y Girón están contaminando impunemente con sus desechos el Río de Oro y que manejamos muy mal nuestras basuras porque no reciclamos. Mientras tanto, los principales candidatos a las alcaldías metropolitanas siguen como si nada, con sus gastadas consignas anticorrupción, en sus mezquinas ambiciones, y con una idea de desarrollo que nos está llevando al desastre. El derecho a un ambiente sano no caerá del cielo, hay que exigírselo a nuestros representantes o ¿Sera que aquí no se vota por programas sino por favores, como dice el cínico exsenador Blel?

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad