jueves 21 de noviembre de 2019 - 12:00 AM

Vencer el miedo

En lugar de brindar plenas garan-tías al derecho a la protesta, el Gobierno y los sectores que le son afines errá-ticamente op-taron por pre-sentarlo como una amenaza
Escuchar este artículo

Nutridas protestas recorren el mundo desde Chile hasta Francia en donde los “chalecos amarillos” acaban de cumplir un año. En estas manifestaciones la represión estatal ha desencadenado algunos episodios violentos, amplificados desde el poder para invisibilizar las razones legítimas del descontento ciudadano.

En Colombia, una de las consecuencias del acuerdo de paz fue normalizar la agenda política de un país traumatizado por más de medio siglo de conflicto interno. En los últimos años, la sociedad ha venido encontrándose y movilizándose alrededor de demandas como salud y educación de calidad; apoyo al campesinado; combate a la corrupción y la protección del medio ambiente; vale recordar la multitudinaria marcha del 10 de mayo en Bucaramanga por el páramo de Santurban.

No obstante, el gobierno Duque, que en lo que lleva no ha dado “pie con bola”, parece decidido a desaprovechar la oportunidad que el paro nacional de hoy le da para conectarse con la gente. En lugar de brindar plenas garantías al derecho a la protesta aplicando en casa sus lecciones de democracia para los vecinos, el Gobierno y los sectores que le son afines erráticamente optaron por presentarlo como una amenaza a la seguridad nacional, pavimentado el camino para eventuales excesos de una fuerza pública que parece poco preparada para garantizar que los conflictos sociales se diriman dentro de los cauces institucionales, como lo evidencian los criticados allanamientos a medios alternativos y grupos culturales como el Cartel Urbano y La otra danza.

El desafío que tenemos quienes pacíficamente manifestaremos nuestro descontento con un gobierno que ha sido un desastre en materia económica, de seguridad y ambiental; y que internacionalmente está sometido a un Trump asediado e impredecible, pasa por escapar del temor que se ha venido alimentado todos estos días y de la trampa discusiva de quienes insisten en presentar como vandalismo o vagabundería el ejercicio de la ciudadanía.

Una sólida democracia se construye con una sociedad autónoma y deliberante tanto en las urnas como en las calles. Hay que vencer el miedo.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad