sábado 14 de marzo de 2009 - 10:00 AM

Bicentenario de Darwin

Estamos conmemorando doscientos años del nacimiento del inglés Charles Darwin, y ciento cincuenta de su famoso libro: 'El Origen de las Especies', que renovó los conocimientos naturalísticos y continúa influyendo vivamente en las investigaciones que desde entonces se realizan.

Su nombre figurará siempre a la cabeza de la ciencia, por su inquietud intelectual, su ánimo observador, apartado de dogmas iniciales de incipientes conocimientos, e insatisfecho con lo descubierto hasta entonces; dejó atrás su destino de pastor para erigirse en modelo científico. Por algo su obra fue reputada como poco menos que incendiaria, dado que entonces no se concebía la idea de evolución y todo se reputaba estático, suficientemente comprobado.

Su obra expuso que la evolución se cumple de modo natural, gran enseñanza biológica, como lo saben todos los genetistas de quienes fue precursor. Entre 1831 y 1836 emprendió un viaje de exploración hasta el canal hoy llamado Beagle en el sur de nuestro continente, nombre tomado del bajel de Su Majestad británica que le sirvió para el gran episodio en la historia de la ciencia.

Fue cuando conoció y se detuvo en las islas Galápagos del océano Pacífico, observó las tortugas gigantes, y los 'pinzones' que fueron fuente de investigaciones, dado que los halló con diferencias en sus picos, alargados, cortos, anchos, y angostos, que le facilitaron la anotación de que el régimen alimenticio influía en la forma evolucionada que tenían, y que llamara evolución natural, para lo cual, de regreso a Londres, deliberó hondamente con los ornitólogos ingleses de la época. Tal excursión como naturalista al Beagle la hizo cuando cumplió 22 años, ya diplomado en Cambridge, sediento de descubrimientos.

No solamente exploró la costa marítima, sino que penetró en Atacama, la pampa argentina, la cadena de los Andes, pues no se contentaba con recorridos de historia natural al bordo del mar; también captó las matanzas de indígenas del General Rosas en Argentina que lo horrorizaron. En su interés estuvo el hallazgo de grandes mamíferos, y toda clase de fósiles, por lo cual pudo ocuparse de los megaterios exhumando restos diversos. La genética ha dado a Darwin alto mérito, dado que sus teorías hallaron luego comprobaciones precisas.

La Sociedad Zoológica de Londres utilizó para su creación no pocos hallazgos del ilustre científico. El mundo entero exalta su memoria y sus novedosas enseñanzas, igual que su figura venerable.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad