sábado 28 de febrero de 2009 - 10:00 AM

Doscientos años de la Independencia

El olvido de nuestros antecedentes como nación, es consecuencia de haber suprimido la historia en nuestra enseñanza; la ignorancia de ella es patente.

Se propone que en las rocas del Chicamocha se esculpan, a gran costo, las efigies de nuestros próceres, que demuestra el descuido en pensar que allí pudieron acontecer los hechos de la libertad, deuda incancelada con la región que fue escenario heroico para grandes hazañas: Socorro, San Gil, Charalá, Pinchote, Zapatoca, Mogotes, Barichara y aledaños. Allí nacieron los soldados, los fusilados, los dirigentes y sus hechos memorables.

Es fortuna que la UIS tenga un centro que irradia el conocimiento de tal historia, con publicaciones, la acción que ha desplegado y despliega, que abre las luces del conocimiento del pasado, patrimonio de todos igual que su desmedro. Dicho olvido es causa de la decadencia de lugares que brillaron por el coraje de sus habitantes, que fueron admiración del mundo y vinieron a menos.

Desde el 24 de febrero a las seis de la tarde, en la Academia de Historia de Santander se expondrá curso referido al segundo centenario de la Independencia, que terminará el martes 5 de mayo. La Casa de Bolívar será así lugar de honda recordación; los expositores atenderán examen de los temas, la descripción de la política europea del momento, la crisis monárquica en España de la cual no se repuso jamás, pese a intentos restauradores. La violencia de la reconquista no produjo los resultados esperados por España: aumentó la resistencia popular a su crueldad, sus patíbulos y destierros que sufrieron las provincias del Socorro y Pamplona.

De tales peripecias surgió una Junta Central, a la cual concurrieron nuestros delegados, que estuvieron capitaneados inicialmente por los quiteños. Fueron muchas las consecuencias de aquellos sucesos, que refrescarán los conferenciantes: Armando Martínez, (UIS), Daniel Gutiérrez (Universidad Externado de Colombia), y Jairo Gutiérrez (UIS).

Demostramos que ignoramos los acontecimientos de Santafé del 20 de Julio (1810), y los que hicieron explosión en Pamplona el 5, y en el Socorro el 10 del mismo mes. La Casa de la Cultura 'Horacio Rodríguez Plata' del Socorro, promueve conmemoraciones que debemos secundar, como lo está haciendo el Ministerio de Cultura. Reconstruir el sacrificio de nuestros antepasados es patriótico, y reivindicar la tierra donde actuaron es defender en buena forma su importancia, que a todos nos compete siempre.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad