sábado 22 de noviembre de 2008 - 10:00 AM

¿Cambian los tiempos?

Claro que sí. Los senescentes podemos referir numerosos; venimos del camino de herradura y la mula, al automóvil y al avión. La elección presidencial de EEUU. ha sido tema para comentaristas, atinados o repetidores, quienes apelan al manido tema para salir del trance.

El poeta norteamericano Bob Dylan (n.1941) los anuncia así: 'Gentes, donde quiera que estéis, / Juntaos aquí/ y admitid que las aguas han crecido/ Y que pronto estaréis/ Calados hasta los huesos, / Si queréis salvar vuestra época / Debéis estar dispuestos a nadar/ U os hundiréis como piedras/ Porque los tiempos están cambiando. / Escritores y críticos/ Que profetizáis con vuestra pluma/ Tened los ojos abiertos/ Porque sólo ocurrirá una vez; / No habléis demasiado pronto/ Pues la rueda gira todavía/ Y no dice quién ganará. / Pues quien pierde ahora/ Mañana triunfará/ Porque los tiempos están cambiando. /
'Senadores y congresistas, / Por favor, oíd la llamada/ No os quedéis en los pasillos/ No bloqueéis la puerta/ Porque resultará herido/ Aquel que se oponga. / Una batalla furiosa se avecina/ Y pronto temblarán vuestras ventanas/ Y se derrumbarán vuestros muros/ Porque los tiempos están cambiando/.'

'Una batalla furiosa se avecina' dice el poeta. Avanza la medicina, también la cultura, el mundo se sistematiza, la comunicación es inmediata, las vías llegan a todos los rincones; pero el vicio ahoga muchos individuos, el delito sube por ascensor y el Estado por escalera para combatirlo, cavamos abismos y no construimos puentes, la intolerancia crece, el grupo de desplazados aumenta por efecto de ella, o por presión para adquirir sus tierras atropellando sin conciencia sus elementales derechos; el hombre de hoy pareciera ser peor cada día, más predispuesto a la trampa, más logrero, menos propicio a la justicia y a la solidaridad humana.

Los cambios surgen, rauda y ciertamente; el hombre ha de superar los obstáculos que le impiden ser humano, más humano, más intransigente con el delito, más cercano a su prójimo (próximo, vale decir) y en ello vemos que el déficit de buena voluntad se agiganta. Yo pregunto: ¿En dónde está la carencia que tales resultados produce? Nuestro proyecto es singular: Crear sociedad, crear Estado, crear naturaleza. Contaminamos, narcotraficamos sin reparar en el mal que hacemos, y llamamos 'revolución' a la acción de matar, secuestrar, atropellar, extorsionar. ¿Qué nos está pasando, mientras el mundo está cambiando?

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad