sábado 25 de julio de 2009 - 10:00 AM

¿Por qué somos así?

Es título del último libro de Emilio Yunis. Estudia la conducta de los colombianos que atribuye a la endogamia constante, es decir, al poblamiento sin mezcla, escasa inmigración, con cruzamientos sanguíneos entre gente cercana.

Dice: '…La ciencia, como la evolución, toma de aquí y de allá todo lo que le pueda ser útil; así, el conocimiento del humano se ha nutrido de muy diferentes organismos, todos aportan importantes elementos, en desfile de bacterias, hongos, virus, insectos, vertebrados. Después de varias décadas, la mosca del vinagre, la misma del surgimiento y avance de la genética en los inicios del siglo, reasume su papel estelar en la ciencia biológica para hacer de ella, en el momento actual, el organismo predilecto en investigación del desarrollo…'

Hemos carecido, según Yunis, de intercambio espontáneo de hombres, genes, bienes y culturas entre los pobladores y se están haciendo forzadamente por obra de los desplazamientos de población. Cuestión determinada por carencia de comunicación en vías y medios, pues tenemos regiones, pueblos y veredas sin ellas. Lo que indica la urgencia de hacerlo ahora, para producir intercambios de productos, genes, culturas.

Su tesis básica es que tal endogamia por incomunicación produjo culturas propicias a la intolerancia (religiosa, partidista), para desembocar en violencias que son fundamento de corrupción e injusticia.
Los escenarios de conflictos, en su opinión, son resultado del monopolio del poder blanco andino, que ha sido fuente de factores desequilibrados en las actividades, con regiones diferenciadas racialmente, producto del manejo endogámico. La formación de nacionalidad requiere aproximación de regiones, cuyas características destacan como factores de retardo actual en el progreso. Ciertamente vivimos una geografía que señala una regionalización que propende al desarrollo limitado endogámico.

Admitamos que somos país de inmigración débil. El autor refiere que tal factor reviste importancia desde la Colonia; en 1720 la Corona española decidió expulsar a los extranjeros y en la provincia de Antioquia se hallaron sólo dos, ambos italianos. España buscaba predominio absoluto, especialmente durante el prolongado reinado de Felipe II.

Cabe preguntar si es tiempo aún de favorecer inmigraciones de otros pueblos siendo, como somos, un país superpoblado, con factores muy arraigados que no facilitan el buen gobierno: La corrupción que disminuye los recursos que requiere el desarrollo de la vida de nuestro pueblo, el daño ecológico calamitoso que hemos propiciado, para asiento de una población en crecimiento raudo.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad