sábado 08 de noviembre de 2008 - 10:00 AM

¿Quién será mejor?

Dicen los comentaristas estadounidenses que el presidente Obama ganó la competencia presidencial porque la juventud, sin discriminación, decidió apoyarlo.

El factor juvenil siempre será ventaja respecto de fuerzas esclerosadas. Se computan factores positivos y negativos. El presidente Bush dio pasos equivocados, como atacar a Irak sin autorización del Consejo de Seguridad de la ONU, porque debilitó la organización mundial. Además, las armas de destrucción masiva que se suponía, no aparecieron. El costo ha sido doble: económico y político. Publicaciones serias estiman que el valor económico de tal guerra supera al que el Congreso de EE.UU. aprobó para ayudar a los bancos en la presente crisis. El régimen de Hussein era abominable, antidemocrático y cruel, pero correspondía a sus connacionales decidir acerca de su continuidad o cambio.

Veremos las inmediatas decisiones del presidente Obama en este nudo que ha costado tantas vidas y tanto dinero.

Los pueblos apoyan con frecuencia los cambios; el presidente Obama logró encarnarlos. Además, creó grande esperanza en sus ejecutorias. Suscitar esperanzas mueve la conciencia de hombres y mujeres. La comparación del nuevo gobernante con Kennedy es acertada, porque representó él un espíritu nuevo delante de los destinos nacionales, que el escogido presidente repite, superando factores adversos que Kennedy no personificó.

El Estado norteamericano viene superando democráticamente la obtusa discriminación de los negros, con legislaciones y costumbres estaduales que era necesario abatir. Fue proceso difícil y largo, que los partidos tradicionales estimularon constantemente, y el gobierno Bush patentizó con nombramientos de ilustres negros en la Secretaría de Estado, los casos del Gral. Colin Powell y de Condolezza Rice. El color del candidato no fue ahora factor de rechazo en la población blanca, y el señor Obama manejó el tema en su propia circunstancia de manera talentosa.

La pregunta colombiana de cuál candidato era el mejor, queda planteada de otra manera: ¿Qué cabe esperar del nuevo gobierno de los demócratas? Será igual para Colombia, cuando se trate de proteger intereses de ese país. En esa protección unilateral procede buscar favorables convenios económicos, que favorezcan exportación de nuestros productos, que no podrá implicar sino ventaja recíproca. La fisonomía democrática de nuestro gobierno será esencial, igual que la plenitud de las garantías para los derechos individuales. No miremos espantapájaros donde no los hay, y será incuestionable que la cooperación internacional vendrá estimulada con creciente afán.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad