sábado 04 de mayo de 2013 - 12:00 AM

La ética olvidada

Podemos decir sin equivocarnos que la ética ha mermado su importancia. Parece que a mayor densidad de población, menor influencia tiene en la sociedad. Debiera ser al contrario, para que la masa citadina reciba un beneficio del comportamiento ciudadano. El ambiente moral ha decaído visiblemente. Moralidad y ciudadanía suelen reposar en el comportamiento de las personas, que sufren los efectos nocivos de quienes no la practican. Porque una moral pública, una ética del comportamiento es intrínseca al individuo y afecta a quienes tratan de convivir en el seno de la sociedad. Yo doy igual importancia a ambas nociones, porque proceder siempre correctamente, moralmente hablando, sirve a la ética colectiva que convierte el Estado en un auténtico Estado de bienestar.

Tal vez la búsqueda afanosa del dinero explica la ligereza con que se procede, los atajos que se practican, los descuidos con el prójimo que se observan y se sufren.  La sociedad tiene unos valores irrenunciables, la ciudad existe, porque tales valores existen y se practican. La ciudad es obra de todos quienes la habitan y forman su cuerpo social. Si cada individuo acepta y practica en su actividad la ética en su comportamiento, el resultado será deseable, ejemplar y útil para los semejantes. Una sola persona, una familia indeseables producen efectos que se notan y se padecen en toda una manzana del barrio.

Hemos visto los esfuerzos para despejar calles y parques. La autoridad actual, en manos del doctor Luis F. Bohórquez ha obrado bien, pues las calles son de uso público, son para que las gentes transiten para cumplir sus necesidades y no propiedad del primero que se adueñe de ellas. Si hay vendedores, es porque hay compradores, que es preciso educar. Si los precios entran en juego, es otra razón para que la misma autoridad tenga presencia. Está en el interés de los vendedores atraer a los compradores por cuantos medios legales y morales estén a su disposición.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad