sábado 10 de octubre de 2009 - 10:00 AM

Odios y rivalidades en Francia

Así califica Le Monde de París el caso judicial promovido por el Presidente Sarkozy contra el exprimer Ministro del gobierno anterior, Dominique de Villepin. Muchas gentes allí reputan al segundo víctima del poder actual, en el llamado 'affaire Clearstream', que hace a Villepin sospechoso de querer comprometer al actual Presidente. Los dos competían por la Presidencia de la República y ganó Sarkozy. Este ha declarado que el Presidente no está por debajo ni por encima de la ley y que es su deseo lograr que los sindicados expliquen para que los jueces decidan.

El sindicado dijo que no se ampara en su fuero de ser juzgado por el Tribunal de París, sino por otro de carácter disciplinario y mayor celeridad. Hay otros sindicados, entre ellos un general que trabajó en el anterior gobierno para funciones de reseñas especiales. Los dos principales actores resultaron enemigos implacables desde la confrontación política. Un periodista asimila el caso a un 'viaje detrás de las cocinas del Estado'.

El hecho suscita notoriedad por ser la primera vez que un Presidente rompe la tradición de comparecer ante una instancia judicial, dado que es inmune judicialmente durante su ejercicio, pero asumió directamente la parte civil en el proceso. Tal es la profundidad de la rivalidad que tiene con su oponente electoral, ambos del mismo partido político. También suscita interés la mezcla de lo político y lo judicial, que hace defoliación de intimidades en las más altas esferas del Estado. ¿Qué aconteció durante la campaña para ofender tanto al presidente? Un pasante en práctica, de misión en la Cámara de compensación luxemburguesa 'Clearstream', tomó un listado de ficheros en transacciones bancarias, 'blanqueadoras' referidas a rodajes del Estado francés, dando lugar a una 'manipulación compleja de amplitud excepcional', según el Procurador de la República Jean-Claude Marin. La lista incluyó falsamente como beneficiario de una cuenta bancaria al padre de Nicolás Sarkozy, falsedad que éste interpretó como maniobra electoral contra su candidatura, atribuida a su oponente Villepin. Fue cuando el electo Presidente expresó: 'Iré hasta el comienzo para conocer la verdad', aludiendo al entonces Presidente Jacques Chirac, suspecto de preferir a su ministro en la justa electoral. El proceso está en curso y los abogados de Villepin anunciaron la inadmisibilidad de la queja de Sarkozy. Los comentaristas aseveran que el Presidente merma su status mediante esta acción.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad